Su última visita fue: Jue Dic 13, 2018 11:39 am Fecha actual Jue Dic 13, 2018 11:39 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 6 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: El síndrome de Stendhal
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 8:42 pm 
El SÍNDROME DE STENDHAL
Nunila padecía una versión muy sui generis del síndrome de Stendhal. Esto es, las joyas con interés histórico la abrumaban sobremanera. Por lo demás, era perfectamente capaz de pasearse sin ningún tipo de compunción por delante de los escaparates de Carrera & Carrera en Serrano, o de Cartier de la Place Vendôme o de Tiffany’s en la Quinta Avenida. Se dio cuenta de esto la primera vez – aunque por entonces ella no tenía ni idea ni del síndrome ni de lo que le estaba sucediendo – que se fue a vivir a Londres, durante una visita a la Torre, donde se guardan las joyas de la corona británica. Volvió a sucederle durante la visita a una exposición en Chicago del tesoro de Tutankhamon, y muchísimo más la primera vez que visitó el museo del Palacio de Topkaki, donde en una sala hay banastos de esmeraldas, brillantes y rubíes como si fuesen judías, lentejas o garbanzos. Además del mayor, o por lo menos, uno de los mayores, diamante del mundo, engarzado en una espada espléndida.

De todas formas, el arte para Nunila también tenía efectos muy sedantes y positivos. Siempre había dicho que si hubiese vivido en París, el antiguo Museo de l Orangerie – actualmente ubicado en el Museo d’Orsay – sería como su segundo hogar. Cada vez que tenía algún muermo, una visita a la casa-museo de Sorolla le servía de bálsamo.

Martínez vino a pasar una semana a casa de Nunila y una de las visitas fue al Museo Thyssen, donde había una buena colección de bodegones. Cuando llegaron a esa sala y empezaron a ver los cuadros, con los maravillosos tapices de seda o brocados, las hileras de perlas finísimas, los limones a medio pelar, las mariposas y los caracoles, frutas exóticas o de todos los días, la explosión sensual fue de tal calibre, que sin darse cuenta Nunila y Martínez se fueron aproximando hasta que sus cuerpos se rozaron levemente para así poder transmitirse las sensaciones que, sin saberlo, ambos sentían. Pero las sensaciones llegaron a resultar tan abrumadoras que en un momento determinado, Nunila tuvo que sentarse en un banco y Martínez intentó reanimarla a base de besos y caricias en el cuello, que era una parte de su anatomía que a ambos les gustaba mucho. Al cabo de un rato, un poco más respuesta, Nunila y Martínez siguieron la visita de la exposición.

Que remataron después con una siesta prolongada de 5 horas, durante la cual, Nunila hizo varios cambios de vestuario. Empezando por el vestido de boda de su abuela, una maravilla en crèpe de china negro y encaje, casi totalmente transparente, de 1910, que ya había demostrado sus poderes con Lennieb. A Martínez también le gustó mucho, a tenor de la cara que puso que cuando vio a Nunila aparecer por la puerta con el vestido. Ya puestos, Ikaria ofreció a Martínez estrenar las medias con dibujos que se había comprado meses atrás para montar un numerito con Preboste, pero que no hubo ocasión. Martínez accedió, y le encantó quitar las medias a Nunila, después. Siguieron en plan étnico. Nunila sacó del armario un traje punjabí de hombre que se había comprado en su primer viaje a la India y que debido al color, - rosa fucsia muy subido de tono – y el material – una seda maravillosa – jamás hubiese pensado que fuese de hombre. Pero lo era y cuando se lo puso, el guía local, escandalizado, le suplicó que se quitase esa abominación de encima, ya que era absolutamente impropio, incluso para una mujer turista, vestirse de hombre. Nunila así lo hizo. Martínez estaba guapísimo vestido de punjabi, claro que la barba también ayudaba lo suyo. Disfrutaron un montón, poniéndose y quitándose ropa de varios países y continentes.

Ars longa , vita brevis

P.S. NUnila había regalado a una colega del curre un libro bastante interesante relativo a este asunto, escrito por una psiquiatra italiana sobre los casos que ella había conocido durante su estancia en Florencia. La colega preguntó si Stendhal era el nombre del doctor que había descubierto el síndrome. Sin comentarios....


Arriba
  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 8:45 pm 
Desconectado
Dama sardinera. Cálido gasto neto.
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Ago 02, 2005 7:48 pm
Mensajes: 12288
Ubicación: Cantabria
Nunila, deberías abrir un hilo para tus relatos cortos. Son muy buenos. 8)

(Y muy cortos :evil: )

_________________
Rojaza republicana con ramalazos fascistas. Empática represora


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 8:47 pm 
¡¡¡¡¡Gracias!!!!!
A los "autores" nos gustan que nos digan estas cosas.
Ahí va otro, entonces.


Arriba
  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 8:52 pm 
suscribo lo dicho por lia


Arriba
  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 8:55 pm 
¡¡¡Reitero las gracias!!!!!


Arriba
  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Jue Oct 20, 2005 10:19 pm 
Muy bueno, realmente.


Arriba
  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 6 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Ahrefs [Bot], CommonCrawl [Bot] y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe