Su última visita fue: Mar Nov 21, 2017 12:09 pm Fecha actual Mar Nov 21, 2017 12:09 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 13 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 8:59 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Citar:
INDONESIA 1965
Eliminando a Sukarno... y a otros 500.000


Armados con afilados cuchillos llamados parangs, las bandas musulmanas se introdujeron en las casas de los comunistas de noche y asesinaron a familias completas [...] Viajeros [...] hablan de los riachuelos y corrientes que habían sido literalmente bloqueados con cuerpos. El transporte fluvial estaba seriamente interrumpido en algunos lugares.
Time, diciembre 1965 (1)

Alrededor de cien comunistas, o sospechosos, fueron conducidos al Jardín Botánico de la ciudad y masacrados con una ametralladora [...] la cabeza del director de la escuela, miembro del P.K.I. [Partido Comunista] fue clavada en una estaca y exhibida ante sus discípulos, congregados para ello.
New York Times, mayo 1966 (2)


Se estima que el total de indonesios asesinados en los años siguientes al abortado golpe de Estado oscilan entre 500.000 y 1.000.000 (3). En la mañana del 1 de octubre de 1965, una pequeña fuerza de oficiales de bajo rango secuestró y dio muerte a seis generales y se apoderó de varios puntos clave de la capital, Jakarta. Proclamaron por radio que su acción buscaba evitar un putsch de un consejo de generales” previsto para el Día del Ejército, 5 de octubre. El golpe, dijeron, había sido auspiciado por la CIA y tenía como fin derrocar al presidente Sukarno. Sin embargo, a fines de ese mismo día, los rebeldes habían sido aplastados por fuerzas militares bajo la dirección del general Suharto, aunque algunos grupos que los apoyaban en otras ciudades se mantuvieron todavía uno o dos días más. (4)

Suharto —un hombre que había trabajado tanto para los colonialistas holandeses como para los invasores nipones (5)- y sus colegas acusaron al influyente PKl de estar detrás del “intento de golpe”, y señalaron que tras el partido se movía la mano de China comunista. Los militares triunfantes tomaron las riendas del Gobierno, disminuyeron la autoridad de Sukarno (en breve fue reducido a un papel de figurante) y llevaron a cabo un baño de sangre para eliminar de una vez y por todas al PKl con el cual habían tenido que compartir el poder durante muchos años obligados por Sukarno. Aquí estaba al fin la situación que podía legitimar estas acciones por largo tiempo deseadas.

Las organizaciones e individuos anticomunistas, en particular los musulmanes, fueron alentados a unirse a la matanza de cualquier sospechoso de ser simpatizante del PKI. Los indonesios de origen chino también fueron víctimas del azuzado odio étnico. Se promovió la indignación popular al mostrar por televisión fotos de los cadáveres descompuestos de los seis generales asesinados. Se le dijo a la gente que mujeres comunistas los habían castrado y les habían sacado los ojos (el ejército cometió luego el error de permitir que se realizaran autopsias oficiales para incluirlas como evidencia en algunos de los juicios y los muy detallados informes médicos sólo mencionaban heridas de bala y algunos hematomas) (6). Lo que siguió fue descrito por el New York Times como “una de las matanzas masivas más salvajes de toda la historia política moderna” (7). La violencia “no sólo estaba teñida de fanatismo, sino de sed de sangre y algo de brujería”, escribió Life (8).

Veinticinco años más tarde, diplomáticos norteamericanos revelaron que habían elaborado listas de “comunistas”, que abarcaban desde altos funcionarios hasta cuadros de las aldeas, y entregaron cerca de cinco mil nombres al Ejército indonesio, que cazó a estas personas y les dio muerte, tras lo cual los estadounidenses tacharon en sus listas los nombres de los prisioneros y los muertos. Robert Martens, un antiguo miembro de la sección política de la Embajada en Jakarta, declaró en 1990: "Fue realmente una gran ayuda para el ejército. Es probable que mataran a un montón de gente, y yo tengo probablemente mucha sangre en mis manos, pero eso no es del todo malo. Hay ocasiones en que uno tiene que golpear duro en el momento decisivo”.

“Yo sé que teníamos mucha más información [acerca del PKI] que los propios indonesios”, dijo Marshall Green, el embajador en el momento del golpe. Martens “me dijo en varias ocasiones que [...] el gobierno no tenía muy buena información sobre la situación de los comunistas, y me dio a entender que esta información era muy superior a cualquier otra que ellos tuvieran”.

“Nadie se preocupó por la carnicería, mientras se tratara de comunistas”, dijo Howard Federspiel, el experto en Indonesia del Buró de Investigación e Inteligencia del Departamento de Estado en 1965: “Nadie se sintió demasiado inquieto al respecto”.

Aunque el antiguo delegado jefe de la estación CIA en Jakarta, Joseph Lazarsky, y el ex diplomático Edward Masters, jefe de Martens, confirmaron que los oficiales de la CIA habian contribuido a redactar las listas de muerte, la CIA en Langley negó categóricamente haber tenido alguna participación (9).

La masacre puso un horrible fin al bien organizado PKI en toda la nación, pero no aclaró las dudas esenciales que subyacían tras los hechos de 1965, a saber: ¿había en realidad un consejo de generales que pretendía tomar el poder en pocos días? Un recuento semioficial de todo el asunto publicado en Indonesia en 1968 lo niega (10). Sin embargo, un estudio escrito y publicado por la CIA en ese mismo año confirma la existencia del consejo pero señala que su propósito era diseñar una forma de protegerse contra el plan de Sukarno de someter al ejército (11). ¿Cuáles eran la naturaleza y alcance de la participación del PKI, si es que la había, en el supuesto intento golpista? ¿Sabían con anticipación los miembros del partido de los planes de los jóvenes oficiales y simplemente les dieron apoyo moral, o tuvieron un papel más activo? El recuento antes mencionado señala que la meta del PKI no era tomar el poder político sino “evitar que el ejército eliminara al partido tras la muerte de Sukarno” (12). (Este había sufrido un ataque renal en agosto, aunque se había recuperado rápidamente, su propio papel en este asunto permanece también en el misterio). El estudio de la CIA llega a una conclusión similar: "Ahora se ve claro que el golpe indonesio no buscaba derrocar a Sukarno y al gobierno establecido en Indonesia. Era en esencia una depuración de la jefatura militar” (13). ¿Cuál fue el papel de la CIA, si lo tuvo? ¿Fue instigado el golpe por un agente provocador que divulgó la historia del consejo de generales y el inminente putsch? (La muerte. o incluso el secuestro, de los seis generales probablemente no podía haber sido prevista, tres de ellos murieron de hecho mientras se resistían al secuestro) (14). ¿Se indujo al PKI a actuar para tener excusa para su destrucción? De hecho, hay indicios de la existencia de un provocador, Kamarusaman bin Ahmed Mubaidah, conocido como Sjam. Según el testimonio posterior de algunos de los oficiales arrestados, fue él quien les trajo la idea consejo hostil de generales y la necesidad de contrarrestarlo. En la documentación de los juicios y en el estudio de la CIA se intenta establecer que Sjam actuaba bajo las órdenes del dirigente del PKI, Aidit. La divulgación de esta premisa puede explicar por qué la CIA tomó la iniciativa excepcional de publicar tal texto, vale decir, para achacar la responsabilidad del intento de golpe al PKI y de tal forma “justificar” los horrores siguientes. Pero Sjam podía igualmente haber estado actuando para la CIA y para los generales. Al parecer era un asistente de confianza de Aidit y podía haber inducido a éste a tomar parte de la conspiración, y no a la inversa. Sjam tenía un trasfondo político variado y misterioso, y su testimonio en uno de los juicios, donde apareció como acusado, estaba encaminado a establecer que Aidit había sido el único artífice del intento de golpe (15).

La CIA, en su intervención directa en los asuntos políticos de Indonesia desde mediados de los 50 al menos (ver sección anterior sobre Indonesia), tenía sin dudas agentes infiltrados en el PKI en varios niveles, y muchos más en el ejército y estaba por tanto en buena posición para diseminar rumores y sembrar ideas para determinadas acciones, bien fuera a través de Sjam o de otros. El deseo del Gobierno de EE.UU. de verse libre de Sukarno —un dirigente del movimiento no alineado y anti-imperialista del Tercer Mundo, y protector del PKI— no disminuyó con el fracaso de la revuelta militar apoyada por la Agencia, en 1958. Entre los variados informes de principios de los 60 que indican el interés continuado en este propósito, un memo de la CIA de junio de 1962 es en particular muy claro. El autor, cuyo nombre está borrado, informaba de sus impresiones sobre conversaciones con “diplomáticos occidentales” acerca del encuentro reciente del presidente Kennedy y el primer ministro británico Macmillan. El memo decia que los dos lideres habían acordado tratar de aislar a Sukarno en Asia y África, y, más aun, “acordaron eliminar al presidente Sukarno, en dependencia de la situación y oportunidades disponibles (no me quedó claro [dice el oficial de la CIA] si la palabra eliminar hacía referencia al asesinato o al derrocamiento)” (16).

Fuera cual fuese la intención, ahora Sukarno había dejado de ser en la práctica la espina clavada en la carne de las potencias occidentales. Y lo más importante, el PKI, el mayor partido comunista en el mundo fuera del bloque soviético y de China, había sido diezmado; sus dispersos sobrevivientes obligados a la vida clandestina. No podía haber resultado mejor para EE.UU. y la junta militar si hubiera sido planeado.

Si los generales habían estado preparando su propio golpe como se plantea, la evidencia indica que EE.UU. tenía participación en él desde antes, durante y después de los hechos del primero de octubre. Un aspecto de esta evidencia es la cercana relación entre los militares indonesios y los norteamericanos, algo cultivado por EE.UU. durante muchos años. El presidente Kennedy estaba “ansioso de fortalecer las fuerzas anticomunistas, en especial el ejército, para asegurarse de que si le pasaba algo a Sukarno, el poderoso Partido Comunista Indonesio no heredaría el país” ha escrito Arthur Schlesinger (17).

Roger Hilsman, cuya carrera se desarrolló en la CIA y el Departamento de Estado, ha señalado que “un tercio del estado mayor indonesio y casi la mitad de los oficiales habían tenido algún tipo de entrenamiento de los norteamericanos. Como resultado tanto del programa de entrenamiento como del proyecto de acción cívica, los militares de ambos países habían llegado a conocerse muy bien. Existían lazos de respeto personal e incluso de afecto” (18).

Esta observación está respaldada por los informes del Comité de la Cámara sobre Asuntos Exteriores:

En el momento del intento de golpe comunista y el contragolpe militar [sic] de octubre de 1965, más de 1.200 oficiales indonesios, incluidas algunas altas figuras, habían sido entrenados en Estados Unidos. Como resultado de esta experiencia existían numerosas amistades y contactos entre las instituciones militares norteamericana e indonesia, en particular entre miembros de los dos ejércitos. En el período posterior al golpe, cuando la situación política todavía estaba indefinida, Estados Unidos tuvo la posibilidad de dar muestras de apoyo moral y material a las fuerzas anticomunistas a través de estos canales de comunicación existentes (19). Cuando el entrenado promedio MAP [Programa de Asistencia Militar] regresa a su patria puede bien llevar consigo algunas relaciones con norteamericanos y una buena apreciación de EE.UU. Este impacto puede proporcionar una oportunidad valiosa en el futuro para la comunicación, tal como ocurrió en Indonesia durante e inmediatamente después del intento de golpe apoyado por los comunistas en octubre de 1965. (20)

El New York Times escribió que se decia que la Agencia “había tenido tanto éxito al infiltrar el alto mando del gobierno y ejército indonesios que Estados Unidos no deseaba entorpecer sus operaciones encubiertas retirando los programas de ayuda e información en 1964 y 1965. Lo que era presentado oficialmente en Washington como tolerancia hacia los insultos y provocaciones del presidente Sukarno, era mucho más el deseo de mantener los negocios y coberturas de la CIA el mayor tiempo posible” (21).

Finalmente tenemos el testimonio de Robert McNamara, Secretario de Defensa, ante un comité del Senado en 1966:

Senador Sparkman: En el momento en que lndonesia nos pateaba —cuando se nos criticaba fuertemente por mantener el apoyo militar— no se podía decir porqué se daba ayuda militar. ¿Sigue siendo un secreto?
McNamara: Pensando retrospectivamente creo que la ayuda estaba bien justificada.
Sparkman: ¿Usted cree que dio dividendos?
McNamara: Sí, lo creo, señor. (22)

Hay otras declaraciones que pudieran tener que ver con la participación norteamericana. Se ha informado que Marshall Green, al hablar en Australia en 1973 donde se encontraba como embajador entonces, dijo: “En 1965 recuerdo que Indonesia estaba en el filo de la navaja. Recuerdo que había gente que discutía desde aquí que Indonesia no se volvería comunista. Pero cuando Sukarno anunció en su discurso del 17 de agosto que Indonesia tendría un gobierno comunista en menos de un año [¿?] entonces yo estuve seguro [...] Hicimos lo que teníamos que hacer, y ustedes debieran estar contentos porque si no Asia seria hoy diferente” (23).

James Reston publicó en el New York Times en 1966:

Washington está poniendo mucho cuidado en no reclamar ningún crédito por este cambio [de Sukarno a Suharto] [...] pero esto no significa que Washington no tenga nada que ver con él. Había mucho más contacto entre las fuerzas anticomunistas en ese país y, al menos, un alto funcionario en Washington antes y durante la masacre indonesia de lo que se sabe en general. Las fuerzas del general Suharto, a veces con serios problemas en cuanto a comida y municiones, han estado recibiendo ayuda desde aquí a través de terceros países, y es muy dudoso que el golpe [de Suharto] hubiera sido intentado siquiera sin la demostración de fuerza de los norteamericanos en Vietnam o sin estar sostenido por ia ayuda clandestina que ha recibido indirectamente desde aquí. (24)

Neville Maxwell, oficial superior de investigaciones del Instituto de Estudios del Commonwealth de la Universidad de Oxford, relató:

Hace pocos años estaba investigando en Pakistán, en el entorno diplomático del conflicto indo-pakistaní de 1965, y entre los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores a los que tuve acceso, encontré una carta al entonces ministro Mr. Bhutto, enviada por uno de sus embajadores en Europa (creo que el Sr. J. A. Rahim, en París), en ella se informaba una conversación con un oficial de la inteligencia holandesa en funciones para la OTAN. Según mis notas de la carta, el oficial había comentado al diplomático pakistaní que Indonesia “estaba lista para caer en el regazo occidental como una manzana podrida”. Las agencias de inteligencia occidentales, dijo, organizarían un “golpe comunista prematuro [...] [que pudiera estar] condenado al fracaso de antemano, para facilitar una oportunidad legítima y deseada al ejército de aplastar a los comunistas y hacer de Sukarno un prisionero de la voluntad del ejército”. El informe del embajador estaba fechado en diciembre de 1964. (25)
Debe recordarse que Indonesia había sido colonia de los Países Bajos y los holandeses tenían aún algunos vínculos especiales con ese país.

El historial del “nuevo orden” impuesto por Suharto al pueblo indonesio por casi treinta años ha sido extraordinario. El Gobierno administra a la nación al nivel de ios gángsters de Chicago de los años 30, cobrando por ofrecer protección. Las cárceles están repletas de prisioneros políticos, la tortura es cosa de rutina (26). Los escuadrones de la muerte dominan las calles y no sólo matan a los “subversivos” sino también a “sospechosos”, en número de miles (27). “Un oficial del ejército [en la provincia de Aceh] dispara al aire, lo que significa que todos los hombres jóvenes deben correr hacia la plaza central antes de que se dispare el segundo tiro. Los que lleguen después, o no salgan de su casa, son baleados en el lugar donde estén” (28).

Y 200.000 más.

En 1975 Indonesia invadió la antigua colonia portuguesa de Timor oriental, que se encuentra en el extremo este del archipiélago indonesio y que había proclamado su independencia una vez que Portugal entregó el control. Fue el comienzo de una masacre que ha continuado hasta los 90. Hacia 1989, Amnistía Internacional calculaba que las tropas indonesias, con el objetivo de anexionarse por la fuerza a Timor oriental, habían dado muerte a 200.000 personas en una población de entre 600.000 y 700.000 (29). El nivel de atrocidad ha sido comparado con frecuencia con lo que le ocurrió al PKI. La invasión del 7 de diciembre de 1975 —de la cual dijo el New York Times: “Bajo cualquier definición, Indonesia es culpable de agresión descarnada"— (30) se inició un día después de que el presidente Gerald Ford y el Secretario de Estado Henry Kissinger salieran de Indonesia tras reunirse con el presidente Suharto. El columnista Jack Anderson reportó más tarde al respecto:

Hacia el 3 de diciembre de 1975, un despacho de inteligencia a Washington informaba que “líderes gubernamentales civiles indonesios han decidido que la única solución a la situación del Timor portugués es que Indonesia comience una ofensiva abierta contra Freitlin [el principal movimiento de resistencia en Timor]”. Pero era esencial neutralizar a Estados Unidos pues el ejército indonesio descansaba en gran medida en el armamento norteamericano que, bajo nuestras leyes, no puede utilizarse con fines agresivos. Tal como ocurrió, el presidente Gerald Ford estaba en camino a Indonesia para una visita de Estado. Un informe de inteligencia alertó que Suharto sacaría el tema de Timor y “trataría de obtener una actitud de simpatía”.Que Suharto tuvo éxito está confirmado por el propio Ford. Estados Unidos ha sufrido una devastadora derrota en Vietnam, lo que deja a Indonesia como el más importante aliado norteamericano en el área. Los intereses nacionales de EE.UU. “tenían que estar del lado de Indonesia”, concluyó Ford. Dio su aprobación tácita el 6 de diciembre de 1975 [...] Cinco días después de la invasión, la ONU votó para condenar el ataque como un acto notorio de agresión internacional. Estados Unidos se abstuvo. Luego, el delegado estadounidense maniobró detrás del telón para obstaculizar las mociones de la ONU encaminadas a obligar a Indonesia a abandonar el territorio conquistado. (31)

Durante los finales de los 70 y los 80, los funcionarios del Departamento de Estado, en declaraciones a la prensa y testimonios ante el Congreso, apoyaron con solidez el reclamo indonesio de gobernar a Timor oriental (en contra del criterio de la ONU y la Comunidad Europea), y restaron importancia a las matanzas en buena medida. Mientras tanto, los omnipresentes asesores militares norteamericanos, los entrenamientos, las armas, helicópteros y todos los instrumentos necesarios para una guerra de contrainsurgencia moderna y eficiente, siguieron llegando a las manos de los militares indonesios. Puede que haya habido más, ya que Freitlin informó en varias ocasiones que los asesores norteamericanos dirigían, e incluso participaban, en los combates. (32)


http://blogdelviejotopo.blogspot.com.es ... rno-y.html

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:12 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68703
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Muy grande Killing Hope. Rogue State también mola. Ayuda a tener una visión más equilibrada y si la izquierda televisiva los hubiera leído no estarían tan a la defensiva.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:15 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68703
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Richal, pillate "THE korean war: a history" de Bruce Cummings. No sé si está traducido al castellano, pero es brutal. Si quieres te lo mando en inglés.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:19 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Mi inglés no da para tanto, pero gracias de todos modos.

Es curioso que el libro de Blum tiene su público, tanto en EE UU como en España, y sin embargo ninguna editorial ha tenido la idea de traducirlo y publicarlo en nuestro país.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:42 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68703
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Tampoco el de Cummings. Mira ahora otros economistas de la Complu se ha ofrecido también para traducir (de gratis como nosotros) el Fracaso de La Producción Capitalista de Kliman.

El tema está en encontrar una editorial que lo publique pero que estás cosas tengan que partir de la base cuando los partidos deberían tener recursos es patético.

Debe ser que les interesan tarugos manipulables y no gente que piense críticamente porque no me lo explico.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:44 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68703
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Sólo me queda un capítulo de Reclaiming Marx' capital (luego me lo revisará Alejandro Ramos que es un pro) pero me voy a poner con Rogué State y Killing Hope cuando termine.

Fijo.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 9:46 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68703
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Te acuerdas del pavo que traducía SOLO y sin ayuda todo lo de los comunaka de Rusia y que daba otra versión del asuntillo de Ucrania.

Sólo y sin ayuda. En qué cojones piensan en IU.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 10:20 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Malet escribió:
Tampoco el de Cummings. Mira ahora otros economistas de la Complu se ha ofrecido también para traducir (de gratis como nosotros) el Fracaso de La Producción Capitalista de Kliman.

El tema está en encontrar una editorial que lo publique pero que estás cosas tengan que partir de la base cuando los partidos deberían tener recursos es patético.

Debe ser que les interesan tarugos manipulables y no gente que piense críticamente porque no me lo explico.

No lo creo, las editoriales no tienen problemas en publicar cualquier cosa con tal de sacar beneficios económicos de ello. Debe ser que o bien no prevén sacar el suficiente beneficio o bien ni siquiera conocen esos libros.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Lun Mar 28, 2016 10:20 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Malet escribió:
Te acuerdas del pavo que traducía SOLO y sin ayuda todo lo de los comunaka de Rusia y que daba otra versión del asuntillo de Ucrania.

Sólo y sin ayuda. En qué cojones piensan en IU.

Hombre, si IU tuviese los suficientes recursos y personal... Pero no los tiene.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Mar Mar 29, 2016 4:25 am 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
"The act of killing". Acojonante documental sobre las "hazañas" de los autores del genocidio indonesio de 1965, contadas por ellos mismos bien orgullosos. Lo colgó Seppy en su día en el hilo de documentales. Aquí está subtitulado en español:

http://www.idocumentales.net/ver-act-killing-online

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Mar Mar 29, 2016 2:31 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
¿Al final viste el documental?

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Mar Mar 29, 2016 3:40 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Sí, claro.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Indonesia 1965
NotaPublicado: Mié Oct 18, 2017 6:37 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70690
Ubicación: Laniakea
Citar:
INDONESIA. Material desclasificado confirma la participación decisiva de EE.UU y la CIA en la ejecución de cientos de miles de comunistas

17/10/2017


Documentos desclasificados revelan nuevos detalles del papel de Estados Unidos en una campaña de exterminación en la que el ejército indonesio mató a cientos de miles de civiles durante la histeria anticomunista de mediados de la década de 1960. Miles de documentos de la embajada de Estados Unidos en Yakarta del período entre 1963 y 1966 fueron dados a conocer el martes tras un proceso de desclasificación que comenzó bajo el gobierno de Barack Obama. La Associated Press tuvo acceso a esos documentos y los revisó antes de que fuesen difundidos al público. Los documentos pintan un devastador reino del terror impuesto por el ejército indonesio y organizaciones musulmanas que ha sido descrito someramente por los historiadores y en un volumen del Departamento de Estado estadounidense que fue desclasificado en el 2001 a pesar de los esfuerzos de la CIA por bloquear su difusión.

En 1965 Indonesia tenía el tercer partido comunista más grande del mundo, superado solo por los de China y la Unión Soviética. Contaba con varios millones de afiliados y el presidente de Indonesia, el carismático Sukarno, era un ferviente socialista y antinorteamericano. Las autoridades estadounidenses veían con alarma lo que parecía una marcha imparable hacia el comunismo y festejaron cuando generales conservadores impusieron la ley marcial en Yakarta, tomaron la radio estatal e iniciaron una campaña para aniquilar el partido comunista con el pretexto de que había intentado derrocar al gobierno.

En pocos meses el ejército ganó una batalla política con Sukarno e Indonesia se alineó con Estados Unidos, abriendo un enorme mercado a los productos y las empresas estadounidenses. Los documentos que acaban de ser desclasificados destacan que Estados Unidos supo desde el comienzo de las matanzas y se cuidó de por no tomar medidas que pudiesen entorpecer la campaña del ejército indonesio. Los historiadores ya habían comprobado que Estados Unidos entregó una lista de altos dirigentes comunistas, equipo de radio y dinero como parte de su apoyo a esa represión.

Los documentos demuestran asimismo que funcionarios estadounidenses tenían información confiable que contradecía la afirmación del ejército indonesio de que el secuestro y asesinato de varios generales en un intento fallido de golpe de oficiales jóvenes el 30 de septiembre de 1965, el cual despejó el camino para el baño de sangre, había sido ordenado por el partido comunista y Beijing.

Los documentos mencionan específicamente matanzas ordenadas por Suharto, un general que pocos meses después tomaría el poder y gobernaría el país por más de tres décadas, y el papel primordial que desempeñaron en las matanzas agrupaciones que siguen siendo hoy las principales organizaciones musulmanas del país: Nahdlatul Ulama, su rama juvenil Ansor y Muhammadiyah. Un cable del 21 de diciembre de 1965 de la primera secretaria de la embajada Mary Vance Trent, al Departamento de Estado, hablaba de los eventos como “un giro fantástico que tuvo lugar en diez escasas semanas”. Señalaba que unas 100.000 personas habrían sido asesinadas. Tan solo en Balí habían sido asesinadas 10.000 personas hacia mediados de diciembre, incluidos los padres y parientes lejanos del gobernador de la isla, de tendencia procomunista, y las matanzas continuaban, según el cable.

Dos semanas después, otro cable de la embajada hablaba de 80.000 asesinatos en Balí. Un cable que figuró en el informe del Departamento de Estado del 2001 indicó que hacia abril de 1966, la embajada estadounidense estaba estupefacta ante la magnitud de las matanzas. “Francamente, no sabemos si la cifra real (de muertos) es 100.000 o 1.000.000”, decía el cable. El propio gobierno indonesia tenía una “idea vaga” de esa cifra, agregaba. En Indonesia se sigue usando una retórica anticomunista y predomina el relato oficial de que Suharto es un héroe nacional que combatió el comunismo. “Los asesinatos en masa de 1965 y 1966 son algunos de los peores crímenes de lesa humanidad y en nuestro país siguen siendo un gran secreto”, afirmó Verónica Koman, abogada indonesia especializada en derechos humanos.

“Ojalá la circulación de estos cables permita que la verdad salga a la luz y que los culpables rindan cuentas”. Un detallado informe de cuatro páginas que abarca mediados y fines de noviembre de 1965, preparado por un funcionario de la embajada estadounidense, habla sobre la proliferación de matanzas en varias provincias y el papel de organizaciones juveniles que ayudaban a resolver “el principal problema”, que era dónde alojar y qué darles de comer a los presos del PKI, las siglas del partido comunista. “Varias provincias parecen estar resolviendo exitosamente este problema mediante la ejecución de los reos o matándolos en lugar de capturarlos, una tarea en la que organizaciones juveniles musulmanas ofrecen ayuda”, indicó el informe.

La primera mención de matanzas sistemáticas hecha en cables probablemente sea de mediados de octubre de 1965, al informar sobre una conversación entre el segundo secretario de la embajada Robert G. Rich y Bujung Nasution, funcionario de los servicios de inteligencia de la secretaría de justicia indonesia. Nasution tenía la misión de ver si Estados Unidos objetaba la campaña de exterminación. Según Nasution, el ejército había ejecutado a muchos cuadros, pero esa información debía ser resguardada porque se necesitaba más tiempo para quebrar a los comunistas.

El informe decía que Nasution se mostraba alarmado por las versiones de que se estaban cometiendo atrocidades y que era importante que Sukarno no se enterase del alcance de la represión. Rich dio garantías de que eso no sucedería.


http://insurgente.org/indonesia-materia ... omunistas/

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 13 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 5 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe