Su última visita fue: Dom Nov 19, 2017 11:32 pm Fecha actual Dom Nov 19, 2017 11:32 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 307 mensajes ]  Ir a página Previo  1 ... 17, 18, 19, 20, 21  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Oct 26, 2015 11:37 pm 
Desconectado
My wife has a penis belt & I smile all day
Avatar de Usuario

Registrado: Lun May 30, 2011 12:16 pm
Mensajes: 11235
Ubicación: Rumanía de los Atunes
Malet escribió:
No me he enterado de una mierda. El punto positivo es que posiblemente no valga mucho la pena enterarse.

Toma, claro, como que tú vas a ser uno de esos vejetes con sordera selectiva, de los que oyen la llamada a sentarse a la mesa y de los que no oyen "si no lo desean" :D

De todas formas, da igual. Hoy me siento parte de la gran familia de la izquierda :love:

Imagen

#TodasTrap :yes:

_________________
Imagen

Imagen La culpa es de Eseautomatix


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Mar Nov 03, 2015 10:46 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
Citar:
Defensores de la Renta Básica Universal, bajad al mundo real

Eduardo Garzón reflexiona sobre la Renta Básica Universal y cuestiona la forma de plantearla por parte de algunos de sus defensores.

03 noviembre 2015


Tres miembros de la Red Renta Básica han publicado recientemente un artículo en el que comienzan criticando las propuestas de Trabajo Garantizado (TG) y Renta Garantizada (RG) para acabar contraponiendo a las mismas las supuestas virtudes milagrosas que tiene la Renta Básica Universal (RBU). Tras leer el artículo he de decir con toda sinceridad que me invadió una sensación de tristeza. Pero no por el hecho de no compartir los argumentos allí esgrimidos ni porque los mismos no fuesen respetables, sino porque llevamos más de un año con este debate (algunos muestras pueden encontrarse aquí, aquí y aquí) y pensaba que había algunas cuestiones superadas (tanto por parte de los defensores de la RBU como por sus detractores), pero veo que desgraciadamente no es así.

No es mi intención volver a repetir aquí todo lo que pienso de la RBU, porque creo que mi opinión ha quedado suficientemente bien plasmada en muchos artículos, actos y debates. Quien quiera conocer por qué pienso, por ejemplo, que la RBU supondría una subvención encubierta para muchos empresarios y por qué provocaría la destrucción de bastantes empleos y riqueza le sugiero leer este artículo. Aquí abordaré otras cuestiones. Por un lado, responderé a las críticas –en buena parte desatinadas y por lo tanto muy fáciles de refutar– que los autores del citado artículo le dedicaron al TG; y por otro lado, a explicar por qué están profundamente equivocados al considerar que la RBU tiene más ventajas que la RG, cuando en realidad no tiene por qué haber prácticamente ninguna diferencia entre ambas medidas.

El Trabajo Garantizado, una medida realista y necesaria, pero no la única

En primer lugar, ningún defensor del TG propone que la aplicación de esta medida sea lo único que hay que hacer para acabar con el paro de una economía como la española. Evidentemente en un país que tiene una tasa histórica de desempleo superior al 8% hay que hacer muchísimas más cosas para llegar al pleno empleo: transición del modelo energético para alcanzar un nuevo modelo productivo, reducción de la jornada laboral, nuevo marco normativo laboral, apoyo a determinados sectores industriales, apoyo a la economía social, combate al fraude laboral, etc. Nadie ha propuesto crear 5 millones de trabajadores garantizados. Me temo que en este caso los miembros de la Red Renta Básica cayeron en el fácil recurso de utilizar la conocida falacia del hombre de paja.

En segundo lugar, los autores del artículo se preguntan por la situación de todas aquellas personas que no tienen recursos y que no entrarían en ese primer millón de puestos de Trabajo que está diseñado en el TG para el primer año (pues la cantidad de personas sin ingresos supera el millón). La respuesta es muy fácil (y la he dado en muchas ocasiones): a todas las personas que no tuvieran ingresos ese primer año se les concede una renta monetaria así como otro tipo de ayudas sociales (porque no todo tiene que ser dinero) como abonos gratuitos de transporte, tarifas sociales para el suministro energético y de agua, escolarización pública y gratuita de 0 a 3 años, ayudas por hijo etc. Precisamente algo parecido es lo que recoge la misma formación política que propone el Trabajo Garantizado. La ambiciosa e irresponsable pretensión de acabar con la pobreza con tan sólo una medida económica y en muy poco tiempo es algo que sólo detentan los defensores de la RB. Otros creemos que los problemas complejos y variados requieren soluciones igual de complejas y variadas.

En tercer y último lugar, el TG no atraería trabajadores del sector privado, y mucho menos atraería a un tercio de los mismos. Los autores olvidan que el TG está pensado para establecer un nivel mínimo de condiciones laborales que influya en el sector privado, obligando a los empleadores a mejorar las condiciones de trabajo al menos hasta ese nivel bajo amenaza de que sus empleados se vayan al TG. Recuérdese que los empleadores necesitan tener trabajadores para que su negocio continúe, de forma que siempre que las fuerzas de mercado se lo permitan mejorarán las condiciones laborales para mantenerlos en su plantilla.

La Renta Básica Universal no se diferencia mucho de cualquier Renta Garantizada

Los partidarios de la RB proponen un ingreso monetario de aproximadamente 650 euros mensuales a todo ciudadano sin importar sus características personales (de ahí su carácter universal o incondicional), y una financiación a través de una reforma fiscal del IRPF que lograría que el 80% de los actuales declarantes menos pudientes saliesen ganando mientras el 20% más adinerado saldría perdiendo. Suelen argumentar que al tratarse simplemente de una reforma fiscal no tendría apenas coste administrativo y que se podría implementar en el plazo de un mes. Vamos a argumentar de manera sencilla por qué están profundamente equivocados. Para ello recorreré los pasos que habría que dar para aplicar la RB en la práctica (y que extrañamente siempre pasan por alto por sus defensores).

Paso 1. Todas las personas del país (incluidos los menores) tendrían que tener una cuenta bancaria donde ingresar cada mes la cuantía monetaria. Resulta que según un estudio de Funcas casi 4 millones de adultos en España no tienen cuenta bancaria, por lo que como el Estado no dispone todavía de telepatía para informar a la gente de la noticia, debería llevar a cabo una masiva campaña de información para que todos esos adultos y los menores correspondientes se enterasen de que deben abrir una cuenta bancaria (o ir al banco cada mes a recibir el pago en mano), lo cual supone un enorme coste administrativo y de recursos, amén de que no todo el mundo se enteraría de la nueva.

Paso 2. Una vez casi todo el mundo tuviese cuenta bancaria, cada ciudadano tendría que informar al Estado de cuál es su número de cuenta para que la vinculara a su número de identificación fiscal. Como estas cosas desgraciadamente no se hacen solas, este proceso supondría un importantísimo esfuerzo y coste administrativo.

Paso 3. Como la cuantía monetaria final que recibe cada persona (teniendo en cuenta el ingreso por RB y el pago o ingreso por reforma fiscal) depende de su renta declarada (recuérdese que los más adinerados incluso saldrán perdiendo), necesariamente todas las personas del país deberían declarar todas sus rentas (porque se eliminaría el mínimo exento según la propuesta de la RB), lo cual supone aumentar el número de declaraciones desde las 19 millones actuales a más de 40 millones. Una absoluta barbaridad. Como la magia no existe, este monumental proceso requeriría un astronómico y brutal coste administrativo, muy superior al que hoy día realiza la Agencia Tributaria.

Paso 4. Como la tentación a declarar menos renta de la realmente obtenida no sólo seguiría existiendo sino que se intensificaría por la aparición de la RB (que obliga a declarar sus rentas a todos los residentes y no sólo a una parte y porque es muy sencillo y atractivo añadir a la RB un ingreso en negro ya que de esta forma se podría vivir razonablemente bien), si el Estado no quiere que el fraude fiscal se dispare y se cometan abusos importantes necesariamente tendría que incrementar de forma colosal los recursos y medios destinados a controlar el fraude fiscal. Es decir, mucho más gasto administrativo y de control que curiosamente siempre olvidan los defensores de la RB cuando teorizan sobre la medida.

Paso 5. A la hora de inyectar el dinero en las cuentas bancarias, el Estado primero tendrá que recaudarlo a través de la reforma fiscal implementada. Y las reformas fiscales no son inmediatas. No vivimos en un videojuego. Las reformas fiscales necesitan que transcurra el curso fiscal correspondiente, por lo que eso de que la RB se implementaría en menos de un mes, como muchos defensores de la medida han afirmado sin que les temblase la voz o la pluma, es cuanto menos un comentario desafortunado.

Paso 6. Puesto que la renta de los receptores de la RB variará con los años y no recibirán (o no aportarán) la misma cantidad monetaria, el Estado tendrá que controlar cada año las declaraciones y ver cuánta renta otorgar o detraer en función de la renta. Vaya, ¡exactamente lo mismo que ocurriría con una RG que se gestionase vía IRPF! La única diferencia es que el coste administrativo de la RB (de más de 40 millones de declaraciones) es inmensamente superior al coste de una RG por hogar a las familias con menos recursos (de pocos millones de declaraciones).

En definitiva, a pesar de que en la teoría la RB se muestra como incondicional, cuando se lleva a la práctica mediante una reforma fiscal del IRPF, la RB se convierte inevitablemente en condicional: la cuantía monetaria que recibiría o entregaría cada uno estaría condicionada a la renta que cada uno declarase. Esto supone, por un lado, que todas las personas tendrían que declarar sus ingresos (algo que a los defensores de la RB les parece mal o intrusivo cuando se trata de una RG); y por otro lado, que el Estado, si no quiere evitar un abultadísimo fraude fiscal y todo tipo de abusos, tendría que supervisar y controlar todas esas declaraciones y además hacerlo cada año, lo cual conllevaría un mastodóntico sobrecoste administrativo, digan lo que digan sus partidarios. Esto es incontestable y está ampliamente estudiado (por ejemplo aquí y aquí), y sorprende ver cómo los partidarios de la RB siguen ciegos frente a ello apelando a una supuesta incondicionalidad de la medida que conllevaría virtudes prodigiosas que sólo aguantan el papel y no la realidad.

Si concebimos una RG que se otorgue como derecho subjetivo (ajeno a decisiones políticas) sólo a familias que tengan un ingreso inferior al establecido, y que se gestione por la vía fiscal (es decir, que es la administración la que identifica a través de la declaración de la renta si el declarante necesita un apoyo monetario y cuánto), ¿dónde está la diferencia con la RB? En ambos casos no existiría estigmatización (nadie se enteraría de a quiénes la Agencia Tributaria está acreditando sus cuentas bancarias), en ambos casos los beneficiarios tendrían que declarar su renta, en ambos casos el Estado tendría que controlar esas declaraciones, en ambos casos unos ciudadanos cobrarían y otros no, en ambos casos no habría “trampa de la pobreza”.

La única diferencia real e importante entre una RB y una RG gestionada como se ha mencionado es que la primera detrae ingentes cantidades de dinero del 20% más rico de los declarantes del IRPF para dárselos al 80% menos rico de los declarantes (¿para qué querrá, por ejemplo, aumentar su ingreso el que está en el decil 60 o 70 si seguramente tiene satisfechas sus necesidades?) y la segunda detrae recursos del 5% más rico de la población para dárselos al 30% más necesitado, dejando al resto sin cambios. El sobrecoste financiero neto y administrativo de la RB es absolutamente innecesario. Esa manida idea de que la RB es tan simple como inyectar dinero en las cuentas bancarias y que se puede aplicar inmediatamente es sólo una ilusión estimulada por unos planteamientos teóricos muy alejados de la realidad. Por favor, defensores de la RB, y lo digo con todo el cariño del mundo, dejad a un lado la torre de marfil y bajad al mundo real. Os daréis cuenta de que las supuestas virtudes milagrosas de la RB sólo se sostienen en los planteamientos teóricos. La realidad es bastante más testaruda que una hoja de Word.


http://www.lamarea.com/2015/11/03/defen ... undo-real/

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Mié Nov 04, 2015 4:39 am 
Desconectado
Der Besserwisser
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 6:34 pm
Mensajes: 11483
Ubicación: China
Los pasos 1 y 2 son innecesarios: el Banco de España tiene cuentas para adquirir deuda pública, de modo que bastaría con asignarle una a cada ciudadano y autorizarlas a recibir dinero como una cuenta corriente. ¿Número de cuenta? El NIF.

Para lo demás lleva mucha razón, cuanto más simple el papeleo mejor funcionará y menos fraude tendrá.

_________________
Sic semper corruptis (in extremis)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 8:24 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
Citar:
Críticas a la Renta Básica Universal desde la izquierda

Eduardo Garzón lanza seis reflexiones acerca de los posibles efectos desfavorables que podría tener la Renta Básica Universal.

30 enero 2017

Eduardo Garzón


Las críticas que recibe la Renta Básica Universal suelen provenir de la derecha ideológica y se suelen centrar en la viabilidad de su financiación (“no hay suficiente dinero para aplicar la medida”) y en sus implicaciones éticas y morales (“no es justo que alguien que no trabaje reciba un ingreso”). Algunos incluso han ido más allá y sin sonrojarse han convocado francotiradores para controlar el “efecto llamada” que supuestamente provocaría una RB sobre personas residentes en otros países. Todas estas críticas son bien conocidas (porque son las que predominan en los medios de comunicación de masas) y son –además– fácilmente refutables: está suficientemente demostrado que hay capacidad de sobra para financiar la medida; las personas que no reciben un salario están en esa situación porque no encuentran un empleo y no porque no quieran trabajar (amén de que sí suelen realizar muchos trabajos, pero no remunerados); y el efecto llamada no sólo es fácilmente controlable administrativamente sino que además no hay evidencia de que se haya producido en experiencias relativamente similares.

Pero las críticas desde una aproximación de izquierdas desgraciadamente no son tan conocidas, y –quizás debido a ello, por haber existido poco debate al respecto– no son tan fácilmente refutables como las anteriores. En este artículo pretendo resumir las críticas más importantes que se enarbolan desde este lado del espectro ideológico.

Antes de enumerar las críticas es necesario hacer dos apuntes para evitar confusiones: 1) la Renta Básica Universal (en adelante “RB”) es aquella medida consistente en otorgar un ingreso monetario de unos 650 euros a todas las personas independientemente de cualquiera de sus características, y es diferente de cualquier Renta Mínima (se llame como se llame) consistente en otorgar un ingreso monetario sólo a aquellas personas que cumplan determinados requisitos (por ejemplo, tener una renta baja); y 2) partimos de la premisa de que cualquier defensor de la RB no propone en absoluto una merma del Estado del Bienestar sino que aboga por una RB como añadido o complemento a cualquiera de sus prestaciones sociales. Dicho esto las críticas a las que me refería son las siguientes:

1) La RB se canaliza a través del mercado capitalista. El Estado entrega dinero a los beneficiarios para que estos compren los productos y servicios que quieran en el mercado. Esto es muy diferente de lo que ocurre con las prestaciones clave del Estado Social: educación y sanidad, que son ámbitos en los que el Estado ofrece un servicio directamente al beneficiario, sin que medie prestación monetaria ni la lógica de mercado por ningún lado. Una RB que pretendiese evitar los efectos perniciosos de la lógica capitalista de mercado debería ser en especie: el Estado cubriría las necesidades básicas de la población mediante la entrega directa de productos alimentarios, ropa y calzado, vivienda, transporte, energía, telecomunicaciones, cultura, etc., o al menos una combinación de todos o algunos de estos elementos.

De esta forma se consigue lo siguiente: a) que la RB se utilice para garantizar necesidades básicas y decididas democráticamente y no para determinados consumos que podrían considerarse social o ecológicamente indeseables (de lujo, irresponsable, insostenible en términos medioambientales, en productos en cuya elaboración se cometen injusticias laborales, etc); y b) evitar que determinados sectores empresariales hagan negocio a costa de la RB e incluso que abusen elevando precios en virtud de su fuerza de mercado.

Una RB monetaria implica que la satisfacción de necesidades se canalice mediante decisiones individuales y asimétricas filtradas por el único criterio de la rentabilidad económica que impera en el mercado capitalista, mientras que una RB en especie permite que la satisfacción de necesidades pueda canalizarse a través de decisiones colectivas y democráticas en función de criterios políticos, sociales, feministas y ecológicos. La RB monetaria es consustancial al sistema económico actual y fortalece su forma de funcionamiento; abandona a sus beneficiarios a las garras del mercado.

2) La RB otorga libertad y derechos pero no compromisos. Los seres humanos somos lo que somos porque vivimos en sociedad y nos interrelacionamos constantemente con nuestro prójimo y nuestro entorno natural, lo que nos enriquece en todo momento y lo que debería hacernos sentir en deuda. Por ello, no sólo deberíamos tener derechos sino que también deberíamos tener responsabilidades y compromisos frente a nuestros conciudadanos y nuestro medio ambiente.

Sin embargo, la filosofía que trasciende a la RB es: “gana libertad y haz lo que quieras”, cuando desde un punto de vista colectivo, solidario y fraternal debería ser: “gana libertad y contribuye a mejorar tu mundo”. Por lo tanto, la RB debería evolucionar hacia una suerte de prestación dirigida a fomentar principios de solidaridad, altruismo y fraternidad, algo que no se conseguiría únicamente con la prestación monetaria en una sociedad capitalista dominada por principios de egoísmo e individualismo.

Una RB por sí sola no va a lograr que sus beneficiarios dediquen esfuerzos en mejorar su entorno social y ecológico, porque al mismo tiempo están recibiendo poderosas señales desde este sistema que los empuja precisamente en una dirección opuesta. Por eso, sería deseable complementar una RB con la adquisición de responsabilidades y compromisos en relación al cuidado de nuestro prójimo y de nuestra biosfera, con el objetivo de impregnar valores de responsabilidad democrática, colectiva, social y ecológica; algo que se podría lograr, por ejemplo, con políticas de Trabajo Garantizado.

3) La RB puede provocar tensiones inflacionistas. Uno de los objetivos de la RB es que muchos trabajadores tengan siempre un colchón de seguridad económica que les brinde la oportunidad de rechazar empleos indignos o reclamar aumentos salariales. Pero si el empleador no es capaz de incrementar suficientemente la remuneración, es de esperar que el trabajador abandone el puesto de trabajo en busca de una mejor alternativa y que el empleo en cuestión desaparezca. Por otro lado, muchos autónomos que hoy día realizan jornadas maratonianas y que ganan poco más de lo que supondría la RB también podrían verse tentados a abandonar su actividad económica con el objetivo de labrarse un futuro diferente y más halagüeño (¿para qué va a estar, por ejemplo, el dueño de un pequeño comercio trabajando todo el día y cobrando no mucho más de 650 euros si tiene la oportunidad de no trabajar y cobrar 650 euros?

La destrucción de muchos de estos empleos provocaría una disminución de los bienes y servicios ofertados en el mercado, lo que unido a un incremento de la capacidad adquisitiva de la población provocaría tensiones inflacionistas: por la ley de la oferta y la demanda, más dinero —o el mismo— que antes dedicado a comprar menos productos y menos servicios que antes tiende a provocar que los vendedores de esos bienes y servicios se vean tentados a aumentar los precios para aprovecharse de esa nueva situación en la que tienen menos competidores. Esta idea se desarrolla aquí.

4) La RB puede suponer una subvención a determinadas empresas. Si un actual trabajador pasa gracias a la RB a ingresar algo más de dinero y no tiene ningún incentivo en abandonar su puesto de trabajo (porque le guste, porque le sirva para ascender profesionalmente, etc), el empleador puede verse tentado a pagarle menos a sabiendas de que la RB complementará sus ingresos logrando que el ingreso final del trabajador sea igual o incluso superior al que tenía antes de la RB. En este caso el empleador pagaría menos en salarios pero el trabajador no se vería afectado porque la RB complementaría sus ingresos. De esta forma, la RB se habría convertido en una subvención al pago que debe realizar el empresario en forma de salario. Se pasaría a pagar con dinero público algo que antes pagaba el empresario. Esta idea se desarrolla aquí.

5) La RB en la práctica no es incondicional. Los defensores de la RB proponen financiarla con una reforma fiscal progresiva de forma que el 20% más rico aproximadamente saldría perdiendo (pagaría la RB de todo el mundo) y el 80% más pobre saldría ganando. En estas condiciones se pierde la característica de incondicional, pues no todo el mundo disfrutaría la RB ni de la misma forma, sino que ello dependería del nivel de renta que se tuviese (los más ricos no disfrutarían la RB, los más pobres sí, y los situados en medio la disfrutarían pero en un nivel reducido). Es decir, en la práctica la RB funcionaría exactamente igual que una Renta Mínima dirigida al 80% de la población más pobre. Esta idea se desarrolla aquí.

6) El coste administrativo y financiero de una RB es superior al de una Renta Mínima bien gestionada. A pesar de que los defensores de la RB hacen hincapié en que la aplicación de la RB sería rápida y sencilla, precisamente por la pérdida de la incondicionalidad señalada en el punto anterior –que provocaría que todo el mundo tuviese que declarar la renta que recibe cada año–, el coste administrativo de una RB no es despreciable ni su aplicación instantánea. De hecho, cualquier renta mínima gestionada a través de IRPF (tras la declaración de ingresos, si fuese necesario el Estado aportaría la cantidad necesaria para alcanzar los 650 euros mensuales) sería más sencilla y barata en términos administrativos porque los afectados serían muchos menos. Es más costoso y farragoso detraer recursos del 20% más rico para transferirlo al 80% más pobre que detraer recursos del 5% más rico y transferirlo al 20% más pobre (que en todo caso es quien de verdad necesita ayuda). Esta idea se desarrolla aquí y aquí.


http://www.lamarea.com/2017/01/30/criti ... izquierda/

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 10:46 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Por si te interesa Mella:

https://paulcockshott.wordpress.com/201 ... ic-income/

A ver si lo traduzco, que tengo unos días de vacas ahora.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 10:53 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
Gracias, Malet, pero esperaré a la traducción. :mrgreen:

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 10:57 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Ricardo Mella escribió:
Gracias, Malet, pero esperaré a la traducción. :mrgreen:


Jeje, yo creo que sabes suficiente inglés bribón.

Te haces más ignorante de lo que eres.

:mrgreen:

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 10:59 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
A ver, si también tengo el traductor de google, pero es la pereza mental de ponerme media hora a ello.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:04 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
En resumen, PC hace los números para UK y sale que la RB se paga subiendo los impuestos de los curritos normales (una burrada) Y no todas las categorías de trabajadores saldrían ganando.

Y los supericos, pues como siempre:

Citar:
ut could the cost not be met, at least in part, out of taxes on companies, or taxes on property?

In principle yes, but in practice no. Taxes are paid by the working class, the middle class and the modestly rich, but not the super-rich. Men like Trump do not pay tax. As the evidence collected by Winters, [2011] and Piketty, [2014] make clear, in a capitalist economy wealth flows to the top, and the oligarchs are able to so write the tax rules that they pay little or no tax. They can afford to hire sufficient tax advisors, accountants and lawyers to avoid any tax net that the state tries to throw over them. Only wars and revolutions threaten their wealth.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:05 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Ricardo Mella escribió:
A ver, si también tengo el traductor de google, pero es la pereza mental de ponerme media hora a ello.


Cuando uno es inteligente, la pereza mental es un pecado. Me jode cuando yo leo cosas y gente más inteligente que yo y que podría sacar mucho más provecho no lee un coño que le suponga esfuerzo.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:08 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
Bueno, pero no te enfades, que es que nací vaguete. :cuna:

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:47 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Ricardo Mella escribió:
Bueno, pero no te enfades, que es que nací vaguete. :cuna:


Camarada, ser bolchevique exige una entrega absoluta. Tsk, tsk.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:48 pm 
Desconectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70676
Ubicación: Laniakea
:lol:

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Lun Ene 30, 2017 11:57 pm 
Desconectado
Primeros pasitos
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Nov 23, 2016 8:03 pm
Mensajes: 56
http://www.expansion.com/actualidadeconomica/analisis/2017/01/24/58879d6122601d20168b4595.html

RENTA BÁSICA O MÍNIMA VITAL: EN CONTRA DE COBRAR POR EXISTIR

POR FERNANDO FERNÁNDEZ
Actualizado: 24/01/201722:44 horas
comentarios
FacebookTwitterLinkedin
Enviar
Rectificar
Aumentar
Disminuir
Suscríbete
EL PARTIDO SOCIALISTA HA LLEGADO A UN ACUERDO CON LOS SINDICATOS PARA PRESENTAR UNA INICIATIVA PARLAMENTARIA EN FAVOR DE UNA RENTA MÍNIMA. PODEMOS ES FAVORABLE A UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL. AMBAS INICIATIVAS SON DESACONSEJABLES

Estudié en metodología de la ciencia que una de las premisas básicas que diferenciaba las ciencias naturales de las sociales era la incapacidad de hacer experimentos en estas últimas. Nunca ha sido exactamente así. ¿No son un gran experimento social fracasado el fascismo o el comunismo en el siglo XX? Pero la idea básica era cierta: la ética dominante rechaza la posibilidad de utilizar a los seres humanos como conejillos de India. El refranero popular lo dice todo: los experimentos con gaseosa.

Pero esa ética está empezando a cambiar. En realidad lleva cambiando lentamente muchos años. Los partidos animalistas otorgan derechos cuasi humanos a los animales. Sin ir tan lejos, no cabe duda de que la percepción de lo que es socialmente aceptable ha cambiado mucho. Incluso para asegurar el progreso científico. Han surgido crecientes restricciones a los experimentos con animales, como bien saben las farmacéuticas y similares, a la vez que parecen debilitarse para los humanos. Políticos y economistas empiezan a experimentar directamente con humanos. Y no me refiero a esa parte de la ciencia económica, la economía experimental, que se basa en diseñar simulaciones lo más reales posibles mediante juegos de ordenador, o a aquellos profesores que utilizan experimentos como juegos en el aula. Un área de la economía tan establecida que su fundador Vernon Smith recibió el Premio Nobel en 2002.

De lo que ahora hablamos es de experimentos reales, de provocar situaciones para estudiar sus resultados. El más popular en nuestros días es el de Finlandia con la renta básica universal. Van a repartir incondicionalmente 560 euros al mes a 2.000 personas durante dos años para estudiar su reacción. Ciudadanos elegidos al azar entre los desempleados a los que les ha tocado la lotería, algo así como el Premio de Nescafé que prometía igualar tu salario durante tres años, si no recuerdo mal el anuncio. El país nórdico no es el único que está experimentando con rentas mínimas garantizadas. Un respetado académico, Alan Krueger, miembro del Consejo de Asesores Económicos del presidente Obama, ha diseñado junto con la ONG Givedirectly en Kenia un programa para dar un salario diario de entre 50 centavos y un dólar a 26.000 ciudadanos durante distintos períodos de tiempo y con diferentes condiciones de elegibilidad y permanencia. Un programa claramente en línea con los trabajos de la profesora Esther Duplo, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales en 2015.

LA RENTA BÁSICA ES UN VIEJO SUEÑO PROGRESISTA QUE YA FUE RECHAZADO EN LOS AÑOS 60 DEL SIGLO PASADO. SU ACTUALIZACIÓN ÚNICAMENTE PUEDE TENER QUE VER CON UNA NUEVA INICIATIVA TOTALITARIA DE INGENIERÍA SOCIAL, DESTINADA COMO ENTONCES AL FRACASO.

El experimento finlandés ha recibido una gran atención en nuestro país. No tanto por el interés científico que pueda suscitar como porque algunos partidos populistas han hecho de la renta mínima vital el punto central de sus manifiestos electorales, aunque no tanto de sus programas de gobierno. Porque ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo. De lo que dicen que se trata en el país nórdico, inmerso en una crisis económica y vital considerable tras la quiebra de Nokia, es de responder a la automatización, de reconocer que en la nueva economía digital no todos podemos tener trabajo, y de comprobar los efectos que tendría una renta garantizada en la búsqueda de empleo y en el comportamiento laboral, de someter a prueba empírica un hecho estilizado en la literatura económica que se conoce como la elección ocio-renta, y que podemos resumir en que la disposición a trabajar disminuye con el salario y otras rentas.

Si tras este experimento se concluye que los individuos no modifican su comportamiento de manera sustancial a pesar de recibir una renta básica, muchas cosas tendrán que cambiar en las políticas fiscales y de empleo, en las prestaciones por desempleo y en todo el diseño de las prestaciones sociales. Permítanme que muestre mi escepticismo previo: no en balde hice precisamente mi tesis doctoral hace ya unos cuantos años sobre los determinantes de la oferta de trabajo, de la mujer en su caso, y estamos ante uno de los principios más aceptados, y testados, de la economía laboral.

La idea de que las máquinas van a sustituir el trabajo del hombre es tan vieja como la humanidad misma. Y desde la tracción animal a la agricultura, desde la máquina de vapor al petróleo y ahora la digitalización, revolución tecnológica tras revolución, siempre hemos acabado concluyendo que máquinas y hombres son complementarios. Que por cada trabajo que la máquina libera al hombre, aparecen miles de nuevas posibilidades de empleo y generación de rentas. Permítanme que ponga un ejemplo que me es familiar: ni las tesis doctorales ni los artículos de opinión han desaparecido con la computación, la digitalización, internet y el big data. Ni hay menos, ni siquiera lleva menos tiempo escribirlos. Simplemente son mucho mejores, están mejor escritos y documentados, con menos faltas de ortografía y sintaxis, con más datos y citas de autoridad. Y pagan igual de poco. Lo mismo pasa en múltiples ocupaciones o profesiones. Simplemente el contenido del trabajo o la forma de desarrollarlo ha cambiado. En general para bien. Otros han desaparecido y han sido sustituidos por nuevas ocupaciones que antes no podíamos ni imaginar. ¿Cuántos de sus conocidos, amigo lector, se dedican a actividades que hace apenas 10 años no existían?

Pero esta poderosa evidencia empírica no ha sido óbice para que desde siempre el hombre se haya querido liberar de la maldición bíblica. Y para que con cada revolución tecnológica aparezcan corrientes de pensamiento que o bien rechazan el cambio tecnológico (quemar máquinas siempre ha estado de moda) o apóstoles del cambio que como vendedores de crecepelo nos anuncian la superación definitiva del trabajo humano. Estos son hoy mucho más numerosos, y peligrosos. Y algunos de ellos están detrás del experimento finlandés, cobrar por existir, que tal y como ha sido presentado es una pura frivolidad.

La idea de la renta mínima garantizada tiene sin embargo en política económica una acepción mucho más interesante. Y raíces profundamente liberales. Muchos se sorprenderán al saber que apareció con fuerza de la mano de la propuesta de un impuesto negativo sobre la renta en un libro de Milton Friedman, Capitalismo y libertad, en 1962. Nació curiosamente de su rechazo a todo tipo de impuestos y del celo liberal de igualar la dotación inicial de recursos para asegurar una justa competencia. Fue tan popular en los años 60 que en tiempos de la Gran Sociedad de Lyndon B. Johnson, el Instituto para la Investigación de la Pobreza de la Universidad de Wisconsin empezó a realizar un experimento en algunas pequeñas ciudades de New Jersey.

LA IDEA DE QUE LAS MÁQUINAS VAN A SUSTITUIR AL TRABAJO ES TAN VIEJA COMO LA HUMANIDAD. PERO LA REALIDAD ES QUE POR CADA TRABAJO QUE LA MÁQUINA LIBERA AL HOMBRE APARECEN MILES DE POSIBILIDADES DE EMPLEO
Conviene recordar, ahora que el tema vuelve a cobrar protagonismo político, que estos experimentos culminaron en un rotundo fracaso y el programa se abandonó completamente. El tema desapareció igualmente de la atención pública y académica hasta muy recientemente. Y eso que estos experimentos se realizaron bajo una Administración profundamente progresista y optimista en la social, en un país rico como ningún otro y en una época de prosperidad y abundancia como los 60. La razón última de su abandono es muy sencilla. Resultó imposible entonces diseñar un sistema que resolviese simultáneamente varias restricciones sencillas: (i) que ofreciese una garantía de rentas al menos tan generosa como la existente con los distintos programas de transferencias monetarias directas y de pagos en especie (sanidad, educación, etc.) a los que iba a reemplazar; (ii) que respetase los incentivos a trabajar y no generase efectos perversos sobre la oferta de trabajo, en número de personas y horas de trabajo, ni sobre la movilidad y flexibilidad del mercado laboral, es decir que no redujese ni la población activa ni la capacidad de ajuste del mercado de trabajo al ciclo económico y la productividad, convirtiéndose en una trampa de pobreza y subsidio; (iii) que limitase la cobertura a un porcentaje manejable y socialmente aceptable de la población, de forma que fuese financiable sin necesidad de grandes incrementos impositivos que pongan en peligro el crecimiento futuro, y (iv) que no supusiese un coste administrativo y de gestión excesivo. Si este fue el juicio político y académico de los felices años 60 norteamericanos, es difícil imaginar que este encomiable proyecto sea hoy más viable. De todas las restricciones anteriores solo la última, la limitación administrativa, ha podido ir a mejor con las nueva tecnologías de la información y la revolución digital. La economía se ha hecho mucho más abierta y global por lo que los efectos llamada pueden ser importantes, más en la eurozona, y complican la definición de los parámetros básicos de la renta mínima. Por la misma razón, la competitividad internacional es una restricción mucho más efectiva que en los 60 al diseño unilateral de esquemas de protección social y el peligro de afectar al crecimiento potencial mucho mayor: los Estados están hoy mucho más endeudados y con menor margen de maniobra fiscal para pagar costes de transición al nuevo sistema. Por último, los beneficios sociales son hoy mucho más generosos y generalizados que en los 60, por lo que la renta mínima básica sustitutiva tendría que ser mucho más alta y mucho más complejo evitar duplicidades, más aún en el estado de las autonomías español, donde las prestaciones sociales están transferidas y serían sustituidas por un impuesto negativo sobre la renta estatal.

Pequeño detalle centralizador que tiene su gracia pero que se esconde a la opinión pública, salvo que se esté hablando de una renta complementaria a los beneficios ya existentes. Pero entonces conviene no engañar a los ciudadanos. Ya tenemos dificultades para financiar el estado de bienestar actual, se olvida deliberadamente que somos uno de los pocos países del euro con déficit estructural primario. Dificultades que solo aumentarán en el futuro con el envejecimiento de la población. Lo que se propone es un incremento sustancial de los impuestos con el viejo argumento populista de que son muchos los llamados a cobrar y pocos los ricos a pagar. Ahora que está de moda la democracia directa, será interesante ver si los partidarios de la renta básica se atreven a proponer un referéndum como en Suiza, donde el 77% de los electores rechazaron subir impuestos para financiar una renta básica.

En definitiva, la renta básica es un viejo sueño progresista con orígenes profundamente liberales que ya fue rechazado en los 60 por sus inmensa dificultades prácticas, políticas y económicas. Dificultades que son hoy mucho mayores que entonces. Es ingenuo o torticero proponerla como la respuesta posmoderna a un mundo sin empleo donde máquinas inteligentes trabajarán para nosotros. Porque si no hay escasez, no hay necesidad de repartir renta básica alguna. Y porque ese mundo es pura ciencia ficción de la factoría de Walt Disney. Es también demagógico presentarla como una respuesta progresista a la desigualdad de rentas. Primero, porque el problema social no es la desigualdad sino la pobreza, salvo que aceptemos la envidia como criterio ético. Y segundo, porque una renta mínima sustitutiva, bien definida y muy cuidadosamente calibrada, quizás podría reducir la pobreza pero nunca la desigualdad. Salvo que estemos ante un gran experimento totalitario de ingeniería social.

_________________
en prácticas...(aún muy perdida)


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: En torno a la Renta Básica
NotaPublicado: Mar Ene 31, 2017 12:39 am 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68696
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Citar:
Primero, porque el problema social no es la desigualdad sino la pobreza, salvo que aceptemos la envidia como criterio ético.


Y qué siempre repitan las mismas gilipolleces y lugares comunes tan gastados como falsos. Como si la desigualdad (extrema) de rentas no tuviera efecto alguno (por ejemplo en la distribución del poder político o del acceso a información, etc) más allá de la envidia. Como si la única razón para oponerse a la desigualdad extrema de rentas fuera la envidia. (Y conste que no creo que el problema sea la desigualdad en sí, sino el sistema que la genera)

Que por cierto, "la envidia". Qué científico. Qué iluminador. Que "técnico". Qué cuñado y qué patético. :e_bigrgrin:

Aunque estoy en contra de la renta básica, pero vamos, que he elegido una tontada y un lugar común entre muchos que contiene el artículo. Digno de Expansión.

Y luego esa memez de llamar "totalitario" a cualqueir cosa, que parece que compraron la palabra a bajo precio en un bazar de mala muerte. LOL.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 307 mensajes ]  Ir a página Previo  1 ... 17, 18, 19, 20, 21  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 4 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe