Su última visita fue: Sab Nov 18, 2017 4:09 pm Fecha actual Sab Nov 18, 2017 4:09 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 31 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 6:28 pm 
Desconectado
Contra viento y marea
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 08, 2006 4:09 pm
Mensajes: 36994
... se está diciendo que lo que mola es Marx.

Viva Kalecki.

Citar:
Marx llevaba bastante razón

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

Como consecuencia del enorme dominio que las fuerzas conservadoras tienen en los mayores medios de difusión y comunicación, incluso académicos, en España (incluyendo Catalunya), el grado de desconocimiento de las distintas teorías económicas derivadas de los escritos de Karl Marx en estos medios es abrumador. Por ejemplo, si alguien sugiere que para salir de la Gran Recesión se necesita estimular la demanda, inmediatamente le ponen a uno la etiqueta de ser un keynesiano, neo-keynesiano o “lo que fuera” keynesiano. En realidad, tal medida pertenece no tanto a Keynes, sino a las teorías de Kalecki, el gran pensador polaco, claramente enraizado en la tradición marxista, que, según el economista keynesiano más conocido hoy en el mundo, Paul Krugman, es el pensador que ha analizado y predicho mejor el capitalismo, y cuyos trabajos sirven mejor para entender no solo la Gran Depresión, sino también la Gran Recesión. En realidad, según Joan Robinson, profesora de Economía en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, y discípula predilecta de Keynes, este conocía y, según Robinson, fue influenciado en gran medida por los trabajos de Kalecki.

Ahora bien, como Keynes es más tolerado que Marx en el mundo académico universitario, a muchos académicos les asusta estar o ser percibidos como marxistas y prefieren camuflarse bajo el término de keynesianos. El camuflaje es una forma de lucha por la supervivencia en ambientes tan profundamente derechistas, como ocurre en España, incluyendo Catalunya, donde cuarenta años de dictadura fascista y otros tantos de democracia supervisada por los poderes fácticos de siempre han dejado su marca. Al lector que se crea que exagero le invito a la siguiente reflexión. Suponga que yo, en una entrevista televisiva (que es más que improbable que ocurra en los medios altamente controlados que nos rodean), dijera que “la lucha de clases, con la victoria de la clase capitalista sobre la clase trabajadora, es esencial para entender la situación social y económica en España y en Catalunya”; es más que probable que el entrevistador y el oyente me mirasen con cara de incredulidad, pensando que lo que estaría diciendo sería tan anticuado que sería penoso que yo todavía estuviera diciendo tales sandeces. Ahora bien, en el lenguaje del establishment español (incluyendo el catalán) se suele confundir antiguo con anticuado, sin darse cuenta de que una idea o un principio pueden ser muy antiguos, pero no necesariamente anticuados. La ley de la gravedad es muy, pero que muy antigua, y sin embargo, no es anticuada. Si no se lo cree, salte de un cuarto piso y lo verá.



La lucha de clases existe

Pues bien, la existencia de clases es un principio muy antiguo en todas las tradiciones analíticas sociológicas. Repito, en todas. Y lo mismo en cuanto al conflicto de clases. Todos, repito, todos los mayores pensadores que han analizado la estructura social de nuestras sociedades –desde Weber a Marx- hablan de lucha de clases. La única diferencia entre Weber y Marx es que, mientras que en Weber el conflicto entre clases es coyuntural, en Marx, en cambio, es estructural, y es intrínseco a la existencia del capitalismo. En otras palabras, mientras Weber habla de dominio de una clase por la otra, Marx habla de explotación. Un agente (sea una clase, una raza, un género o una nación) explota a otro cuando vive mejor a costa de que el otro viva peor. Es todo un reto negar que haya enormes explotaciones en las sociedades en las que vivimos. Pero decir que hay lucha de clases no quiere decir que uno sea o deje de ser marxista. Todas las tradiciones sociológicas sostienen su existencia.



Las teorías de Kalecki

Kalecki es el que indicó que, como señaló Marx, la propia dinámica del conflicto Capital-Trabajo lleva a la situación que creó la Gran Depresión, pues la victoria del capital lleva a una reducción de las rentas del trabajo que crea graves problemas de demanda. No soy muy favorable a la cultura talmúdica de recurrir a citas de los grandes textos, pero me veo en la necesidad de hacerlo en esta ocasión. Marx escribió en El Capital lo siguiente: “Los trabajadores son importantes para los mercados como compradores de bienes y servicios. Ahora bien, la dinámica del capitalismo lleva a que los salarios –el precio de un trabajo- bajen cada vez más, motivo por el que se crea un problema de falta de demanda de aquellos bienes y servicios producidos por el sistema capitalista, con lo cual hay un problema, no solo en la producción, sino en la realización de los bienes y servicios. Y este es el problema fundamental en la dinámica capitalista que lleva a un empobrecimiento de la población, que obstaculiza a la vez la realización de la producción y su realización”. Más claro, el agua. Esto no es Keynes, es Karl Marx. De ahí la necesidad de trascender el capitalismo estableciendo una dinámica opuesta en la que la producción respondiera a una lógica distinta, en realidad, opuesta, encaminada a satisfacer las necesidades de la población, determinadas no por el mercado y por la acumulación del capital, sino por la voluntad política de los trabajadores.

De ahí se derivan varios principios. Uno de ellos, revertir las políticas derivadas del domino del capital (tema sobre el cual Keynes no habla nada), aumentando los salarios, en lugar de reducirlos, a fin de crear un aumento de la demanda (de lo cual Keynes sí que habla) a través del aumento de las rentas del trabajo, vía crecimiento de los salarios o del gasto público social, que incluye el Estado del bienestar y la protección social que Kalecki define como el salario social.

Mirando los datos se ve claramente que hoy las políticas neoliberales realizadas para el beneficio del capital han sido responsables de que desde los años ochenta las rentas del capital hayan aumentado a costa de disminuir las rentas del trabajo (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual” en Le Monde Diplomatique, julio 2013), lo cual ha creado un grave problema de demanda, que tardó en expresarse en forma de crisis debido al enorme endeudamiento de la clase trabajadora y otros componentes de las clases populares (y de las pequeñas y medianas empresas). Tal endeudamiento creó la gran expansión del capital financiero (la banca), la cual invirtió en actividades especulativas, pues sus inversiones financieras en las áreas de la economía productiva (donde se producen los bienes y servicios de consumo) eran de baja rentabilidad precisamente como consecuencia de la escasa demanda. Las inversiones especulativas crearon las burbujas que, al estallar, crearon la crisis actual conocida como la Gran Depresión. Esta es la evidencia de lo que ha estado ocurriendo (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015)

De ahí que la salida de la Gran Crisis (en la que todavía estamos inmersos) pase por una reversión de tales políticas, empoderando a las rentas del trabajo a costa de las rentas del capital. Esta es la gran contribución de Kalecki, que muestra no solo lo que está pasando, sino por dónde deberían orientar las fuerzas progresistas sus propuestas de salida de esta crisis, y que requieren un gran cambio en las relaciones de fuerza Capital-Trabajo en cada país. El hecho de que no se hable mucho de ello responde a que las fuerzas conservadoras dominan el mundo del pensamiento económico y no permiten la exposición de visiones alternativas. Y así estamos, yendo de mal en peor. Las cifras económicas últimas son las peores que hemos visto últimamente.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 7:06 pm 
Desconectado
Camarlengo
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Dic 28, 2012 10:37 pm
Mensajes: 23903
Ubicación: Por ahí, de tapaculos
“Los trabajadores son importantes para los mercados como compradores de bienes y servicios. Ahora bien, la dinámica del capitalismo lleva a que los salarios –el precio de un trabajo- bajen cada vez más, motivo por el que se crea un problema de falta de demanda de aquellos bienes y servicios producidos por el sistema capitalista, con lo cual hay un problema, no solo en la producción, sino en la realización de los bienes y servicios. Y este es el problema fundamental en la dinámica capitalista que lleva a un empobrecimiento de la población, que obstaculiza a la vez la realización de la producción y su realización”.

Lo que dice Carlitos es cierto.

Ahora, el capitalismo ha encontrado una solución parcial con la tecnología y la automatización, agudizando el problema y llevándolo al paroxismo: máxima producción, menos empleados, menor consumidores. Al final solo quedan los servicios que no puedan hacer las máquinas y una ingente masa de desempleados, subempleados y empleados basura.

La perspectiva guarda ciertas similitudes, aunque también diferencias, con la época del luddismo.

_________________
Puta España. Referéndum o muerte.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 7:07 pm 
Desconectado
Ahí, dándolo todo
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Nov 20, 2007 1:39 pm
Mensajes: 47174
Ubicación: Barcelona
Y esto ¿cómo lo resuelve Charly?

_________________
Imagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 7:13 pm 
Desconectado
Camarlengo
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Dic 28, 2012 10:37 pm
Mensajes: 23903
Ubicación: Por ahí, de tapaculos
Nu sé. Yo no soy seguidor del tito Karl. Solo leí de adolescente una versión muy muy muy abreviada del El Capital.

Me aburrí y no entendí casi nada.

Únicamente comento la cita de Charly, no más ná. Y constato que no vamos bien por este camino.

_________________
Puta España. Referéndum o muerte.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 7:18 pm 
Desconectado
Camarlengo
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Dic 28, 2012 10:37 pm
Mensajes: 23903
Ubicación: Por ahí, de tapaculos
iggypop escribió:
Y esto ¿cómo lo resuelve Charly?


Lo de la renta básica va un poco por ahí: algo habrá que hacer con la peña que se queda fuera. Curiosamente es un gobierno muy a la derecha (Finlandia) el primero en probarla.

Probablemente no sea la mejor solución, pero es algo.

_________________
Puta España. Referéndum o muerte.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mar Ago 02, 2016 8:06 pm 
Conectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70669
Ubicación: Laniakea
Navarro vuelve a intentar convertir a Marx en un keynesiano. Un artículo de hace tiempo sobre ello:

Citar:
Aclaraciones sobre Viçenc Navarro y la crisis en Marx

Juan P. Mateo
Rebelión


En estas líneas quiero exponer sucintamente algunas reflexiones críticas en relación al artículo de V. Navarro “Las semejanzas y diferencias entre Marx y Keynes” (Público, 9/07/2014). Aunque el profesor Navarro proporciona incisivas y rigurosas argumentaciones desde la izquierda, lamentablemente su exposición del pensamiento marxista no se corresponde con la realidad. Porque, si bien existen diversas interpretaciones posibles de Marx, ciertas lecturas resultan absolutamente imposibles por ser contradictorias con sus fundamentos básicos. Las explicaciones de Marx respecto de la relación entre la oferta y la demanda, el fundamento del proceso de acumulación, la crisis económica y la salida de la misma tienen poco que ver con lo que le atribuye V. Navarro en su artículo.

El elemento específico de la visión marxiana de la crisis es que constituye un fenómeno absolutamente necesario del proceso de acumulación capitalista. En otras palabras, las crisis son inevitables e imprescindibles, y no meramente momentos posibles, y por tanto producto de la conjunción de ciertos factores distributivos, financieros, o de política económica. Esta concepción de la crisis es específica de Marx, porque el resto de enfoques económicos no vincula la crisis a leyes objetivas (esto es, independientes de la voluntad humana o de grupos sociales) del proceso capitalista de producción, sino a ciertos desequilibrios subsanables. Esta cuestión la explica de manera muy acertada Anwar Shaikh (Valor, acumulación y crisis, 1990), y remito a J.P. Mateo y A. Garzón para un análisis comparado de las concepciones de diversas corrientes heterodoxas respecto de la crisis actual (“¿Posibilidad o necesidad de la crisis? La economía heterodoxa y la Gran Recesión”, Revista de Economía Mundial, Vol. 34, pp. 117-144, 2013).

Como la producción bajo el capitalismo es esencialmente generación y apropiación por parte del capital de un excedente (plusvalor), materializado en el beneficio empresarial, la ruptura de la acumulación productiva de dicho excedente se deriva de una insuficiente capacidad de producirlo. ¿De dónde sale tal excedente? Para Marx, de la jornada laboral del trabajador, porque considera que el trabajo es la sustancia del valor. Más sencillamente: el PIB de España sería la representación monetaria del conjunto de jornadas laborales realizadas por los trabajadores de esta economía. Esta idea constituye la clave para entender su razonamiento. Así, resulta absolutamente falso que para Marx la crisis se origine en una insuficiente demanda, y que ésta se explique por una caída de los salarios, como señala V. Navarro (“fue Karl Marx el que habló de la crisis del capitalismo como resultado de la descendente demanda, consecuencia de la bajada de los salarios de la mayoría de la población, perteneciente a la clase trabajadora”).

Existe una importante incomprensión de estos conceptos, pero no en el sentido apuntado por este autor. En Marx, la oferta y la demanda no son independientes, como bien han explicado marxistas como el mencionado A. Shaikh o Rolando Astarita (“Ley de Say, Marx y las crisis capitalistas”, 2011), pues a una oferta determinada le corresponde un poder de compra análogo, precisamente porque el valor se genera en la producción. La inversión empresarial aumenta la productividad, reduce costes, se contratan trabajadores que con sus salarios comprarán bienes y servicios… Precisemos: en Marx el salario es en primer lugar la forma que toma una parte de la inversión empresarial, lo que es coherente con la primacía explicativa que otorga a la esfera de la producción de valor (véanse los Grundrisse), frente a la idea de Navarro, en la cual el salario condiciona la inversión. En otros términos, digamos que el capital como relación social es la fuerza motriz de la dinámica capitalista, y por tanto tiene una prioridad conceptual o explicativa que nos obliga a acudir al ámbito de la producción de excedente si queremos aprehender los fundamentos del sistema.

La acumulación de capital viene guiada por el beneficio, modifica las condiciones de producción y conforma la estructura de la demanda. Ahora bien, ello no implica estar de acuerdo con la famosa “Ley de Say”, una de las claves de la economía ortodoxa, por la cual la oferta crea su propia demanda y, en consecuencia, las crisis serían imposibles bajo el capitalismo puro que defienden (sin interferencias como los convenios colectivos, los salarios mínimos y demás elementos extraños). Sin embargo, en la interpretación de V. Navarro, oferta y demanda parecen ser independientes o, si acaso, la oferta depende de la demanda, es decir, la esfera de la distribución tendría prioridad explicativa sobre el ámbito de la producción, lo que no es coherente con la teoría de Marx. Al menos, si tomamos como su fundamento su concepción de que el valor se genera en la producción por el trabajador.

La crisis económica, pues, surge cuando el excedente generado es insuficiente para las necesidades de la acumulación, lo que, efectivamente, lleva a (no se origina por) una caída de la demanda. Pero demanda esencialmente no de consumo de los hogares, como afirman los keynesianos (y Navarro), sino de la variable de demanda fundamental de este sistema económico, la inversión empresarial. Cuando ésta, en tanto que acumulación productiva de beneficio, se estanca y retrocede, aumenta el desempleo, caen los salarios, y como consecuencia, las empresas no pueden vender. Claro, la esencia no coincide con la apariencia. Una crisis de rentabilidad, que hunde su raíz en la “oscura” esfera de la producción de valor, se percibe como un problema distributivo o de mercado, esto es, como la imposibilidad de vender, sea por demanda insuficiente o sobreproducción. De ahí que Marx diferenciara muy bien la forma de manifestación de los fenómenos de su esencia, lo que en su opinión justificaba la necesidad de la ciencia.

Por otra parte, y como corolario de lo expuesto, creo que la afirmación de V. Navarro de que “todos los casos de salidas de las crisis han requerido una redistribución del capital hacia el mundo del trabajo, revirtiendo la redistribución (…) del mundo del trabajo por parte del capital”, no se corresponde con la experiencia histórica. La salida de la crisis siempre se ha llevado a cabo mediante la recuperación de la rentabilidad del capital, variable fundamental de la acumulación de capital (en lugar del consumo), apoyada en un doble proceso interconectado: i) la depreciación de diversos activos empresariales (los “cracks” bursátiles) y/o quiebras empresariales, y la consiguiente ii) modificación del patrón distributivo en contra del trabajo mediante el aumento del desempleo y la precariedad laboral. Un ejemplo histórico: la salida de la crisis de los años treinta no se explica esencialmente por los New Deal, Estados del bienestar o políticas expansivas dirigidas por los gobiernos de turno, sino porque la rentabilidad del capital alcanzó niveles extraordinarios tras la II Guerra Mundial, para lo cual el conflicto bélico lamentablemente resultó funcional.

Diferenciemos lo que “es” de lo que “debería ser” de acuerdo a un juicio de valor. Afirmo que la salida de la crisis en el marco del capitalismo exige eliminar empresas ineficientes y empobrecer a gran parte de la población, lo que redundará en un fortalecimiento de las empresas que sobreviven, que contarán con un tamaño superior. Es más, como el Estado ha evitado la desaparición de ciertas grandes corporaciones (ese “demasiado grande para quebrar” que parece no inquietar a los académicos del liberalismo), la presión para reducir los salarios en favor de los excedentes empresariales es mayor. Y tal es el fundamento objetivo de las políticas de la Troika, lo que desafortunadamente “es” bajo las condiciones actuales. A su vez, esta ley objetiva del sistema económico, a saber, la necesidad de reducir salarios para elevar la rentabilidad empresarial, ejemplo de la inquebrantable oposición entre los intereses del capital y del trabajo, no coincide con mi deseo personal, y precisamente por ello permite conformar la base material de la oposición a este sistema económico.

Sin embargo, el análisis de Navarro, y del Marx que interpreta, implica que empresarios y trabajadores tienen los mismos intereses, resultando posible un capitalismo con rostro humano basado en los aumentos salariales que, curiosamente, beneficiarían a unos empresarios que no serían conscientes de ello (“la mejor y más eficaz forma de estímulo de la demanda es precisamente el enriquecimiento (en lugar del empobrecimiento) de las masas (como diría Karl Marx) a costa de los intereses del capital, excesivamente concentrado hoy en día”). A mí me parece que no, pero lo que es más importante, ni a Marx ni a la experiencia capitalista les ha parecido así. En cualquier caso, la teoría constituye un arma de acción política, por lo que estos debates resultan muy importantes en coyunturas como la actual.

Juan P. Mateo es Doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid


http://www.rebelion.org/noticia.php?id= ... s-en-marx-

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mié Ago 03, 2016 12:37 am 
Desconectado
Der Besserwisser
Avatar de Usuario

Registrado: Jue Ene 29, 2009 6:34 pm
Mensajes: 11481
Ubicación: China
Más bien al revés, dice que son keynesianos son criptomarxistas.

Cosa que si uno lee las perlas que Keynes soltaba sobre Marx no se sostiene mucho, pero bueno.

_________________
Sic semper corruptis (in extremis)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mié Ago 03, 2016 1:35 am 
Conectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70669
Ubicación: Laniakea
Lógicamente, porque Keynes es posterior a Marx. Pero me refiero a que intenta hacer creer que las ideas de Marx son similares a las keynesianas. De ahí que los keynesianos, para él, sean marxistas. Y no.

Habría que ver si esa cita de Marx que se ha mencionado más arriba es auténtica o se la ha inventado.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Mié Ago 03, 2016 11:25 pm 
Desconectado
Contra viento y marea
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 08, 2006 4:09 pm
Mensajes: 36994
El Maestro Golpeador escribió:
Otra cosa es lo que dicen los progres, que Esperanza Aguirre es neoliberal, lo que es mentira.

Esperanza Aguirre desde luego no es liberal, es defensora del capitalismo de amiguetes y ya, sectarismo puro y duro.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Jue Ago 04, 2016 12:25 am 
Desconectado
Camarlengo
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Dic 28, 2012 10:37 pm
Mensajes: 23903
Ubicación: Por ahí, de tapaculos
El consejero delegado de BBVA acumula 15 millones para su jubilación al año de estrenar el cargo

Esto no es ni capitalismo siquiera. Es rapiña.

_________________
Puta España. Referéndum o muerte.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Jue Ago 04, 2016 7:51 am 
Conectado
Con el pesimismo de la razón pero sin el optimismo de la voluntad.
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Abr 03, 2009 1:07 pm
Mensajes: 70669
Ubicación: Laniakea
Sí, es el capitalismo realmente existente. No hay otro.

_________________
"Negar el derecho a la autodeterminación, o a la separación, significa indefectiblemente, en la práctica, apoyar los privilegios de la nación dominante". El derecho de las naciones a la autodeterminación, Lenin (1914).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Jue Ago 04, 2016 7:17 pm 
Desconectado
Contra viento y marea
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 08, 2006 4:09 pm
Mensajes: 36994
El Maestro Golpeador escribió:
Rezz escribió:
El Maestro Golpeador escribió:
Otra cosa es lo que dicen los progres, que Esperanza Aguirre es neoliberal, lo que es mentira.

Esperanza Aguirre desde luego no es liberal, es defensora del capitalismo de amiguetes y ya, sectarismo puro y duro.



Esperanza Aguirre ha actuado siempre en el marco de la legalidad.

Fue la que destapó la Gurtel.

Como Rita Barberá, Camps, Fabra, Jaume Matas o cualquier otro cacique de cualquier región gobernada por el PP.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Vie Ago 05, 2016 9:39 pm 
Desconectado
Camarlengo
Avatar de Usuario

Registrado: Vie Dic 28, 2012 10:37 pm
Mensajes: 23903
Ubicación: Por ahí, de tapaculos
“El beneficio a cualquier precio no tiene futuro: el sistema se colapsará”

Diecisiete años trabajando con bancos y fondos de inversión.

Sí, entre ellos el Deutsche Bank, y principalmente en la reestructuración empresarial y la refinanciación de deuda.

Vivió la crisis desde dentro.

Sí, durante, antes y después. Ya veíamos que algo iba mal, sobre todo en España, donde los costes de financiación eran más baratos que en Alemania.

¿Qué le llevó al infarto?

La presión laboral. Nueve días antes de cumplir los 40 años, en Berlín, y mi visión de la vida cambió.

¿Decidió tomarse un tiempo sabático?

Sí, y me instalé en España, pero aquí vi muchas instituciones y empresas fallidas y decidí asesorarlas en la reestructuración y refinanciación de la deuda.

También creó usted la fundación Help.

Mi mujer es ecuatoriana, y supe de muchas familias de emigrantes totalmente desahuciadas en las que los hombres decidían volver a sus países de origen.

Cuarenta mil ecuatorianas se quedaron con los hijos en la calle.

Sus maridos llegaron a España atraídos por el boom de la construcción y se endeudaron para comprarse el pisito. Cuando las cosas se pusieron difíciles, se volvieron a Ecuador, donde no podían reclamarles la deuda.

Pero la mujer y los niños se quedaron con el subsidio de 426 euros.

El gobierno de Ecuador consiguió eliminarles la deuda de la hipoteca, pero tenían créditos al consumo y nadie les alquilaba un piso.

Hay quien argumenta que ellos se lo buscaron.

Conocemos la falta de responsabilidad de la banca al conceder esos créditos. Y la estafa no fue solo al afectado que no podía asumir esos créditos, sino también a los accionistas del banco a los que les causaron pérdidas.

Ahora tenemos las primeras demandas por la mala gestión de esos créditos.

Todo lo que ocurrió aquí es único. El abuso de poder de la banca no se da en ningún otro país europeo y se debe a que aquí sólo hay quince entidades bancarias, y de ellas cuatro tienen una cuota de mercado de casi el 80%.

En Italia tienen 650 entidades.

Y en Alemania 1850. Es muy obvio que aquí hay demasiadas pocas fuentes de financiación, lo que atribuye a la banca un poder desproporcionado e insano para el mercado a la vez que le otorga un inadecuado poder sobre la política, porque en el fondo es la que coloca en los mercados financieros la deuda estatal.

¿Hay vida después del endeudamiento?

Hoy puedes declararte en concurso de acreedores de persona física y que el juez te libere de la deuda. Es injusto que la banca pueda perder dinero y ser rescatada, pero la deuda de la persona física sea a perpetuidad. Aquí el sistema es demasiado duro con el pequeño empresario y muy generoso con los grandes.

¿Qué propone?

Si ayudamos a las personas que han fracasado a volver a entrar en el sistema, será beneficioso para el país. Hay que liberar las deudas de Seguridad Social y Hacienda como han hecho en otros países.

Los bancos tampoco son muy flexibles.

Si permiten que las personas se recuperen, volverán a contratar créditos. Para la banca es mucho más positivo tener un cliente vivo que muerto. En Alemania los bancos buscan soluciones productivas a los créditos impagados, en lugar de vender la deuda a fondos buitre, porque existe la competencia, pero como aquí el mercado se lo reparten cuatro...

¿Hemos llevado el capitalismo al ex­tremo?

El beneficio a cualquier precio no tiene futuro, este sistema se va a colapsar. Actualmente a nivel mundial tenemos diez veces más deuda que patrimonio. En los años setenta se elimina el patrón oro, y desde entonces la banca crea dinero de la nada, la economía se ha desmadrado. El dinero debe tener un contravalor.

¿Cómo acabar con la deuda de los países?

En algún momento llegaremos a una situación de reestructuración. Muy pocas personas se están beneficiando de manera increíble de este capitalismo tan feroz, y esto nos llevará al colapso total. Volveremos a tener un crac como el de Lehman Brothers, seguro, y de un tamaño mucho mayor.

¡...!

Los propios gobiernos han perdido la capacidad de controlar el sobreendeudamiento y la exposición al riesgo de la gran banca. El Deutsche Bank tiene una exposición de riesgo que es mucho mayor que todo el PIB europeo. Si quebrase, llevaría a Europa a un auténtico desastre, lo de Lehman Brothers sería una broma.

¿Qué le enseñó su propia historia?

Mi bisabuela perdió nueve hijos durante la Segunda Guerra Mundial. Era gente con estudios, con patrimonio, muy confiada; algunos habían sido oficiales del ejército durante la Primera Guerra Mundial, así que pensaban que la limpieza étnica a ellos no les afectaría.

¿El dinero no nos protege?

El dinero no nos hace a nosotros, sino que nosotros hacemos el dinero. Dinero y posición es algo que va y viene, lo único que nos queda es la educación. Y es necesario educar a la gente en temas económicos.

_________________
Puta España. Referéndum o muerte.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Sab Ago 06, 2016 1:31 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
Citar:
Kalecki es el que indicó que, como señaló Marx, la propia dinámica del conflicto Capital-Trabajo lleva a la situación que creó la Gran Depresión


Joder, vaya pedazo de gilipollez.

:cuna:


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Cuando se dice que lo que mola es Keynes, en realidad...
NotaPublicado: Sab Ago 06, 2016 1:34 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
Ricardo Mella escribió:
Lógicamente, porque Keynes es posterior a Marx. Pero me refiero a que intenta hacer creer que las ideas de Marx son similares a las keynesianas. De ahí que los keynesianos, para él, sean marxistas. Y no.


Es mas bien que los gilipollas de los marxistas adoptaron a Keynes como un mesias, cuando resulta que Keynes era conservador liberal, pero parece ser que los mongolos de los marxistas se estan enterando ahora, mas de medio siglo despues.

:mrgreen:


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 31 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe