Su última visita fue: Dom Nov 19, 2017 3:23 am Fecha actual Dom Nov 19, 2017 3:23 am

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 23 mensajes ]  Ir a página Previo  1, 2
Autor Mensaje
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 1:48 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68695
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Citar:
Acostúmbrate a considerar que la muerte no es nada para nosotros, puesto que todo bien
y todo mal están en la sensación, y la muerte es pérdida de sensación. Por ello, el recto
conocimiento de que la muerte no es nada para nosotros hace amable la mortalidad de la
vida, no porque le añada un tiempo indefinido, sino porque suprime el anhelo de
inmortalidad
Nada hay terrible en la vida para quien está realmente persuadido de que tampoco se
encuentra nada terrible en el no vivir. De manera que es un necio el que dice que teme
la muerte, no porque haga sufrir al presentarse, sino porque hace sufrir en su espera: en
efecto, lo que no inquieta cuando se presenta es absurdo que nos haga sufrir en su
espera. Así pues, el más estremecedor de los males, la muerte, no es nada para nosotros,
ya que mientras nosotros somos, la muerte no está presente y cuando la muerte está
presente, entonces nosotros no somos. No existe, pues, ni para los vivos ni para los
muertos, pues para aquéllos todavía no es, y éstos ya no son. Pero la gente huye de la
muerte como del mayor de los males, y la reclama otras veces como descanso de los
males de su vida.
El sabio, en cambio, ni rechaza el vivir ni teme el no vivir; pues ni el vivir le parece un
mal ni cree un mal el no vivir. Y así como de ninguna manera elige el alimento más
abundante, sino el más agradable, así también goza del tiempo más agradable, y no del
más duradero. El que exhorta al joven a vivir bien y al viejo a morir bien, es un necio,
no sólo por lo grato de la vida, sino porque el arte de vivir bien y el de morir bien es el
mismo. Y mucho peor el que dice que es mejor no haber nacido, pero una vez nacido,
atravesar cuanto antes las puertas del Hades.
Pues si lo dice convencido, ¿por qué no abandona la vida? A su alcance está el hacerlo,
si es que lo ha meditado con firmeza. Y si bromea, es un necio en asuntos que no lo
admiten.
Hemos de recordar que el futuro no es nuestro pero tampoco es enteramente no nuestro,
para que no esperemos absolutamente que sea, ni desesperemos absolutamente de que
sea.
Y hay que calcular que, de los deseos, unos son naturales y otros vanos. Y de los
naturales, unos necesarios, otros sólo naturales. Y de los necesarios, unos son necesarios
para la felicidad, otros para el bienestar del cuerpo, otros para la vida misma.
Una recta visión de estos deseos sabe, pues, referir a la salud del cuerpo y a la
imperturbabilidad del alma toda elección o rechazo, pues ésta es la consumación de la
vida feliz.
En orden a esto lo hacemos todo; para no sufrir ni sentir temor. Apenas lo
hemos conseguido, toda tempestad del alma amaina, no teniendo el ser vivo que
encaminarse a nada como a algo que le falte, ni a buscar ninguna otra cosa con la que
completar el bien del alma y del cuerpo. Porque del placer tenemos necesidad cuando
sufrimos por su ausencia, pero cuando no sufrimos ya no tenemos necesidad del placer.
Y por esto decimos que el placer es principio y consumación de la vida feliz, porque lo
hemos reconocido como bien primero y congénito, a partir del cual comenzamos toda
elección y rechazo y hacia el que llegamos juzgando todo bien con el sentimiento como
regla. Y ya que éste es el bien primero e innato, por eso mismo no escogemos todos los
placeres, sino que hay veces en que renunciamos a muchos placeres, cuando de ellos se
sigue para nosotros una incomodidad mayor. Y a muchos dolores los consideramos
preferibles a los placeres si, por soportar tales dolores durante mucho tiempo, nos
sobreviene un placer mayor. En efecto, todo placer, por tener naturaleza innata, es
bueno, pero sin duda, no todos son dignos de ser escogidos. De la misma forma, todo
dolor es un mal, pero no todos deben evitarse siempre
.
Conviene juzgar todas estas cosas con una justa medida a la vista de lo útil y lo inútil.
Pues usamos algunas veces del bien como de un mal, y, al revés, del mal como de un
bien.
También consideramos un gran bien a la autosuficiencia, no para que en toda ocasión
usemos de pocas cosas, sino a fin de que, si no tenemos mucho, nos contentemos con
poco, sinceramente convencidos de que disfrutan más agradablemente de la abundancia,
quienes menos necesidad tienen de ella, y de que todo lo natural es muy fácil de
conseguir, y lo vano muy difícil de alcanzar. Los alimentos frugales proporcionan el
mismo placer que una comida abundante, cuando alejan todo el dolor de la indigencia.
Pan y agua proporcionan el más elevado placer, cuando los lleva a la boca quien tiene
necesidad
. El acostumbrarse a las comidas sencillas y frugales es saludable, hace al
hombre resuelto en las ocupaciones necesarias de la vida, nos dispone mejor cuando
ocasionalmente acudimos a una comida lujosa y nos hace intrépidos ante el azar.
Así, cuando decimos que el placer es fin, no hablamos de los placeres del los corruptos
y de los que se encuentran en el goce, como piensan algunos que no nos conocen y no
piensan igual , o nos interpretan mal, sino de no sufrir en el cuerpo ni ser perturbados en
el alma.
Pues ni fiestas ni banquetes continuos, ni el goce de muchachos y doncellas, ni de
pescados y cuanto comporta una mesa lujosa engendran una vida placentera, sino un
cálculo sobrio que averigüe las causas de toda elección y rechazo y que destierre las
falsas creencias a partir de las cuales se apodera de las almas la mayor confusión
. De
todo esto, el principio y el mayor bien es la prudencia. Por ello, más preciosa incluso
que la filosofía es la prudencia, de la que nacen todas las demás virtudes, enseñándonos
que no es posible vivir placenteramente sin vivir prudente, honesta y justamente, ni
vivir prudente, honesta y justamente, sin vivir placenteramente. Pues las virtudes son
connaturales al vivir feliz, y el vivir feliz es inseparable de éstas
.
Porque, ¿a quién consideras mejor que a aquél que tiene sobre los dioses creencias
piadosas y en relación a la muerte carece por completo de temor, que tiene presente el
fin propio de la naturaleza, que distingue que el límite de los bienes es fácil de alcanzar
y que el de los males tiene o poca duración o pocas penas, que se ríe del destino tomado
por algunos como señor de todas las cosas, afirmando que unas suceden por necesidad,
otras por azar y otras por obra nuestra, porque ve que la necesidad es irresponsable, el
azar inestable y lo que está en nuestras manos carece de dueño
, y a quien, por tanto,
corresponden naturalmente la censura y la alabanza.
Porque era mejor adherirse a los mitos sobre los dioses que ser esclavos del destino de
los físicos. Aquéllos esbozan una esperanza de intercesión por medio del culto a los
dioses, éste presenta una necesidad inexorable. Entendiendo el azar no como un dios,
como lo considera la gente --porque nada carente de orden obra la divinidad-- ni como
una causa insegura --pues no cree que a partir del azar les sean dados a los hombres el
bien y el mal en orden a la vida feliz, pero sí que de él se procuran los principios de los
grandes bienes y males--, considerando que es mejor ser desdichado con sensatez que
afortunado con insensatez;
es, por otra parte, mejor que en nuestras acciones el buen
juicio sea coronado por la fortuna.
En estos pensamientos y los análogos, a éstos ejercítate, pues, día y noche, sea para tí
mismo, sea con alguno semejante a ti, y nunca --despierto ni dormido-- serás turbado;
vivirás como un dios entre los hombres. Pues en nada se parece a un ser mortal el
hombre que vive entre bienes inmortales

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 3:33 pm 
Desconectado
Habitual
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Jun 09, 2015 11:44 pm
Mensajes: 196
La autarquía es buena cosa. El equilibrio también. Por eso a este foro le faltaba un poco de filosofía y no solo centrarse en desahogarse en política.



.
..
.

_________________
Yo soy otro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:29 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
Guru Doubt escribió:
Karl Marx fundó el marxismo y no era marxista.



No, Marx no fundo el marxismo, el era socialista, sus seguidores acuñaron el termino marxismo, creando una nueva corriente filosofica dentro del socialismo.

Epicuro no creo el hedonismo y era hedonista, aunque creo su propia escuela dentro del hedonismo, pero no era asceta, igual que Marx no era liberal-burgues.

Punto para lalo.

:mrgreen:


Ultima edición por Lalomena el Dom Jun 14, 2015 4:36 pm, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:31 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
Malet escribió:
Yo recuerdi que cuando lo lei pensaba (por el sentido usual del termino epicureo) que iba a ser algi asi como "comete todos los ecesos de placer que puedas" y luego resulto que no, que moderacion, mesura y sentido comun. Copie un cacho que es que hubiera dicho despues amen.


Pero eso ocurre precisamente por el equivoco popular de que el hedonismo es una bacanal a lo bestia, error en el que incurre tambien nuestro querido budista.

:mrgreen:


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:39 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
El hedonismo es buscar el placer, pero analizando donde esta el limite en el que deja de convertirse en placer.
En contra del ascetismo, que reniega del placer, tanto como del dolor, que curiosamente tambien es necesario para buscar el placer.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:44 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68695
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Esto ultimo ha sido como ver a Sergio Ramos tirando ese penalty a lo Panenka.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:46 pm 
Desconectado
Guardia Nacional Bolimariano
Avatar de Usuario

Registrado: Dom May 16, 2010 2:39 pm
Mensajes: 39024
Ubicación: Cubiculo infecto
Malet escribió:
Esto ultimo ha sido como ver a Sergio Ramos tirando ese penalty a lo Panenka.


A mi no me hables de barbarismos.

:mrgreen:


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: El placer de existir: el Hedonismo
NotaPublicado: Dom Jun 14, 2015 4:47 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68695
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Al final hasta se parecera a varufakis de verdad el tio.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 23 mensajes ]  Ir a página Previo  1, 2

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe