Su última visita fue: Mar Nov 21, 2017 11:28 pm Fecha actual Mar Nov 21, 2017 11:28 pm

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]




 [ 184 mensajes ]  Ir a página Previo  1 ... 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 9:34 pm 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68711
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
Citar:
Aparte de que si hay una carrera en los países occidentales que escogen menos las mujeres (estadísticamente hablando) son las ingenierías


Pues tal vez debería preguntarse usted por qué:

https://archive.org/stream/HumanRightsI ... n_djvu.txt

Table 4.1 illustrates the relative position of women in higher education in
the USSR and the USA. It can be seen that in almost all areas Soviet women
are significantly ahead of their US counterparts
. The remarkable improve-
ment in Soviet women's position is strikingly demonstrated by the fact that
in many cases by the 1960s Soviet women had made much more progress
than US women had achieved by the late 1970s (see Table 4.1).

Table 4.1
Women's Higher :
the USSR and the USA



Field



USSR


Economics/ Law


All degrees


1975-76


62%


USA


Economics


Undergraduate


1977


23%




Law


All degrees


1977


13%




Economics


Ph.D.


1977




USSR


Engineering


Undergraduate


1975-76


40%


USA


Engineering


Undergrad and MS. 1977


4.5%


USSR


Biology


Undergraduate


early 1960s
1977


75%


USA


Biology


Undergraduate


36%


USSR


Chemistry


All degrees


early 1960s


67%


USA


Chemistry
Chemistry


Undergraduate
PhD


1977
1977


23%
12%


USSR


Mathematics


Undergraduate


early 1960s


45%


USA


Mathematics


Undergraduate


1977


42%


USSR


Physics


All degrees


early 1960s


33%


USA


Physics


Undergraduate


1977


12%


Physics


PhD


1977


6%



Sources: Dodge, 1966; Lapidus, 1978; McAuly, 1981.

* The years for which the comparisons are made are those in which the studies
available in English report data. The fact that the Soviet data is usually about
15 years earlier than the US data makes the Soviet figures all the more striking.

It is clear that relative to men: (1) women are more likely to receive
either a basic university education or a doct orate degree in the USSR than
the US in the probability of providing basic education through secondary
school to both sexes. The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.


The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties
. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:22 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Malet escribió:
Pues tal vez debería preguntarse usted por qué

Se lo pregunta todo el que haya estudiado una carrera técnica pero nadie lo sabe. Si usted tiene la respuesta debería publicarla. Yo solo le doy el dato, a la hora de elegir libremente profesión, aunque parece que (afortunadamente) ahora la diferencia es algo menor, hay muchas menos mujeres que escogen carreras técnicas. Esto pasa en muchos (creo que casi todos) de los países occidentales, por ejemplo en nuestro(en otros lugares, como en la India, la cosa cambia, según a la casta a la que pertenezcas claro, porque también hay un elemento de riqueza). Si así es hoy en día, no quiero pensar cómo estaría la cosa hace 40 años

Malet escribió:
The Soviets surpass the US in the differential prob-
ability of women completing college and graduate school, and the number
of women graduates in the fields of law and economics, physics, chemistry
and the other natural sciences.

The rapid expansion of women's position in advanced education was
deliberate Party and state policy, effected in part by a quota system designed
especially to assist women from peasant and worker backgrounds. For
example, in 1929 a quota of 25% was set for chemical and textile technical
schools. Higher education institutions were assigned a minimum quota of
20% for industrial specializations, ~"
for socio-economic specialties. 32

Soviet women are much more likely to be found in the
subjects traditionally virtually reserved for men in the USA - especially
engineering, economics, law, and the natural sciences, where the relative
probability of earning a university degree averages about three times higher
in the USSR than in the USA/

Aparte de lo que ya he dicho, que hablas del país con mayor porcentaje de mujeres del mundo, no creo que establecer una cuota para profesionales sea un ejemplo de igualdad real. Pero es que además, en la Unión Soviética, la feminización de las profesiones tenían otras consecuencias
Citar:
En el mundo socialista la situación era paradójica. La práctica totalidad de las
mujeres formaba parte de la población asalariada de la Europa del Este; o, por lo menos,
ésta comprendía a casi tantas mujeres como hombres (un 90 por 100), una proporción
mucho más alta que en ninguna otra parte. El comunismo, desde el punto de vista
ideológico, era un defensor apasionado de la igualdad y la liberación femeninas, en todos
los sentidos, incluido el erótico, pese al desagrado que Lenin sentía por la promiscuidad
sexual. 14 (Sin embargo, tanto Krupskaya como Lenin eran de los pocos revolucionarios
partidarios de compartir los quehaceres domésticos entre ambos sexos.) Además, el
movimiento revolucionario, de los narodniks a los marxistas, había dispensado una
acogida excepcionalmente cálida a las mujeres, sobre todo a las intelectuales, y les había
proporcionado numerosas oportunidades, como todavía resultaba evidente en los años
setenta, en que estaban desproporcionadamente representadas en algunos movimientos
terroristas de izquierdas. Pero, con excepciones más bien raras (Rosa Luxemburg, Ruth
Fischer, Anna Pauker, la Pasionaria, Federica Montseny) no destacaban en las primeras
filas de la política de sus partidos, si es que llegaban a destacar en algo, 15 y en los
nuevos estados de gobierno comunista aún eran menos visibles. De hecho, las mujeres en
funciones políticas señaladas prácticamente desaparecieron. Tal como hemos visto, uno o
dos países, sobre todo Bulgaria y la República Democrática Alemana, dieron a sus mujeres
oportunidades insóli-


15. En 1929, en el KPD, entre los 63 miembros y candidatos a miembro del Comité Central había 6
mujeres. De entre los 504 dirigentes del partido del período 1924-1929, sólo el 7 por 100 eran mujeres. 318 LA EDAD DE ORO
tas de destacar públicamente, al igual que de acceder a la enseñanza superior, pero, en
conjunto, la situación pública de las mujeres en los países comunistas no era
sensiblemente distinta de la de los países capitalistas desarrollados y, allí en donde lo era,
no resultaba siempre ventajosa. Cuando las mujeres afluían hacia las profesiones que se
les abrían, como en la URSS, donde la medicina, consecuentemente, experimentó una
fuerte feminización, estas profesiones perdían nivel social y económico. Al contrario de
las feministas occidentales, la mayoría de las mujeres casadas soviéticas, acostumbradas
desde hacía tiempo a una vida de asalariadas, soñaba con el lujo de quedarse en casa y
tener un solo trabajo.

Hay otro pasaje que no he encontrado en que explica por qué. Mientras que en occidente la incorporación de la mujer al trabajo significó un cambio (muy lento pero progresivo) de la distribución de las obligaciones domésticas, en la Unión Soviética no fue así

(Pongo el resto)
Citar:
De hecho, el sueño revolucionario original de transformar las relaciones entre ambos
sexos y modificar las instituciones y los hábitos que encarnaban la vieja dominación
masculina se quedó por lo general en humo de pajas, incluso en los lugares —como la
URSS en sus primeros años, aunque no, por lo general, en los nuevos regímenes comunistas
posteriores a 1944— en donde se intentó seriamente convertirlo en realidad. En los países
atrasados, y la mayoría de regímenes comunistas se establecieron en países así, el intento se
vio bloqueado por la no cooperación pasiva de poblaciones tradicionalistas, que insistían
en que, en la práctica, a pesar de lo que dijese la ley, a las mujeres se las tratara como
inferiores a los hombres. Los heroicos esfuerzos emancipadores de las mujeres no
fueron, por supuesto, en vano. Conferir a las mujeres la igualdad de derechos legales y
políticos, insistir en que accedieran a la enseñanza, a los mismos puestos de trabajo y a las
mismas responsabilidades que los hombres, e incluso que pudieran quitarse el velo y
circular libremente en público, son cambios nada despreciables, como puede comprobar
cualquiera que compare la situación de las mujeres en países donde sigue vigente, o ha sido
reinstaurado, el fundamentalismo religioso. Además, hasta en los países comunistas donde
la realidad femenina iba muy por detrás de la teoría, incluso en épocas de imposición de
auténticas contrarrevoluciones morales por parte de los gobiernos, que intentaban
reentronizar la familia y encasillar a las mujeres como responsables de criar a los hijos
(como en la URSS de los años treinta), la mera libertad de elección de que disponían las
mujeres en el nuevo sistema, libertad sexual incluida, era incomparablemente mayor que
antes del advenimiento de los nuevos regímenes. Sus limitaciones no eran tanto legales o
convencionales como materiales, como la escasez de medios de control de la natalidad,
que las economías planificadas, al igual que en el caso de las demás necesidades
ginecológicas, apenas tenían en consideración.
De todos modos, cualesquiera que fuesen los logros y fracasos del mundo socialista,
éste no generó movimientos específicamente feministas, y difícilmente podía hacerlo, dada
la práctica imposibilidad de llevar a cabo antes de mediados de los ochenta iniciativas
políticas que no contasen con la aprobación del estado y del partido. Sin embargo, es
improbable que las cuestiones que preocupaban a los movimientos feministas occidentales
hubieran encontrado amplia resonancia en los estados comunistas hasta entonces.

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Mié Ago 19, 2015 11:24 pm 
Desconectado
Ateo dogmático
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Abr 19, 2009 10:07 pm
Mensajes: 12626
Lol, que alguien borre las copias, que me he pasado dándole a enviar

_________________
Metzger escribió:
Solo un apunte: Eso del neo-liberalismo no existe


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Jue Ago 20, 2015 12:18 am 
Desconectado
Más Feliz que una Perdiz
Avatar de Usuario

Registrado: Mar May 30, 2006 1:18 pm
Mensajes: 68711
Ubicación: Rusia, Venezuela, y a Cuba como al marido de la reina
No tronco, así se va a quedar que ha estado gracioso.

No digo que no perviviera un machismo cultural (como tantas otras mierdas del pasado que perviven y son difíciles de extirpar), ni que hubiera pocas mujeres en posiciones del poder máximo (ni más ni menos que en los países occidentales desarrollados) pero los datos de las mujeres que cursaban carreras técnicas en comparación con EEUU y como porcentaje de licenciados en los dos sexos, están ahí, a pesar de tu cita de Hobswam, creo. Eso al menos me parece un avance.

Es cierto que con Stalin hubo políticas más conservadoras en lo que respecta al "feminismo" en los años 30. Pero lo que yo decía es que en la URSS había mazo de mujeres ingenieros, más que en EEUU como porcentaje del total de licenciados, por ejemplo y eso no ha sido rebatido.

_________________
Frígilis despreciaba la opinión de sus paisanos y compadecía su pobreza de espíritu. «La humanidad era mala pero no tenía la culpa ella. El oidium consumía la uva, el pintón dañaba el maíz, las patatas tenían su peste, vacas y cerdos la suya; el vetustense tenía la envidia, su oidium, la ignorancia su pintón, ¿qué culpa tenía él?». Frígilis disculpaba todos los extravíos, perdonaba todos los pecados, huía del contagio y procuraba librar de él a los pocos a quien quería


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Himnos y canciones de la Revolución social y política
NotaPublicado: Jue Ago 20, 2015 7:25 pm 
Desconectado
Contra viento y marea
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Jul 08, 2006 4:09 pm
Mensajes: 36994
¡¡OXI, HIJOS DE LA GRAN PUTA!!




_________________


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 [ 184 mensajes ]  Ir a página Previo  1 ... 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente

Todos los horarios son UTC + 1 hora [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CommonCrawl [Bot] y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwe